Translate

viernes, 25 de abril de 2014

VA POR VOSOTROS

¡Ay!, ¡otra larga ausencia por mi parte!
Sí, si es que me ha costado adaptarme a mi nueva situación laboral. Sobre todo por el tema aumento de trabajo/traslado de oficinas/niños/horarios. Ya no voy a volver a relatarlo ni a aburrirles con mis relatos al hilo. Que no, que no me quejo, si soy muy afortunada. Pero tengo poco tiempo. Eso es cierto.

Pero aquí estoy. Con cierto desánimo. No, no es por mí. Estoy desanimada por la casi ausencia de asignaciones, juicios, etc. Estoy segura de que, a pesar de mi escaso tiempo, aunque fuese de madrugada, buscaría el momento para escribir, llorar, felicitar, alegrarme, si se estuviesen produciendo escenas de emoción como las que muchas personas y yo hemos vivido. Pero es que esto es para desesperar a cualquiera. A quienes llevan años y años esperando y permanecen imbatibles aún, sinceramente, os admiro. Os merecéis el aplauso de todos por vuestra valentía, por vuestra constancia y por vuestra perseverancia.

Con respecto a mis peques, están bien. Ernesto muy mayor, con sus 6 años y medio. Continúa tan ¿rebelde? como fue siempre y es un lector voraz. Creo que va por el libro número 12 de la colección de Geronimo Stilton (y lee otros simultáneamente). 


Y Lourdes Rocío, que sé que estábais esperando noticias de ellas, sigue creciendo a su ritmo. Está muy alta y gordita. Claro, ¡con lo que come! Para que luego digan que alimentación y peso no son directamente proporcionales... Hace pocos días la llevé por primera vez a la peluquería. Su pelito afro aún no había sido siquiera saneado y ya lo necesitaba. Además, enseguida empezamos a ir a la playa (mejor dicho, ya fuimos hace unos días) y es una verdadera odisea quitar la arena de su cabeza. Lo pasa mal ella y lo pasa mal quien la bañe. Pero está monísima con el pelo cortito. Ya la veréis. Aún no le he hecho fotos con su "nuevo look". 

En septiembre, días antes de cumplir los tres años, comienza el colegio. Ya deja su etapa de bebé de guardería para pasar a infantil en el colegio donde estudia su hermano. Lo sabe perfectamente, está entusiasmada con la idea y no se cansa de repetir que ella va a ir al cole de Ernesto, que se llama Al-Andalus.


Todo esto son cosas cotidianas pero yo cuando los miro pienso que ahora sí, que ahora está la familia completa. Y al mirar a mi pequeña siento como si proyectasen una película a máxima velocidad delante de mí en la que se suceden imágenes de los cursos, las entrevistas, la espera, el desánimo, la asignación, la euforia, el dolor, la ilusión, la alegría, Etiopía, el juicio, el encuentro, mi gente (española y etíope), la plenitud.

Y vosotros, vosotras, siempre a mi lado, anónimos o conocidos, en distancia geográfica o en lugares próximos. Pero, sobre todo, muy cerca de mí, muy dentro de mi corazón.


6 comentarios:

  1. Amiga Estefanía, es que no nos puedes dejar sin estas entradas, ahora ya nos hemos acostumbrado a ellas y lo pasamos mal si nos abandonas... jijiji!!!!
    Me encantaría poder llamarte y darte el notición de mi asignación y llorar un poco juntas y compartir esa emoción pero de momento, nada de nada, sigo a la espera... ¡qué te voy a decir que tú no sepas!!!!
    Pero bueno, cada día queda un día menos para que mi sueño se haga realidad y entonces sí, entonces planearemos un viajecito (en el Sur o en Levante) para conocernos al fin, darnos un abrazo y presentarnos a nuestros hijos.
    Un besito fuerte.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué ilusión me hace siempre leerte, Inés...! Pero ya sabes lo que más alegría me daría. A ti... ni te cuento... ya lo comprobarás por ti misma. Es indescriptible. Ojalá llegue pronto esa kedada. Buena señal será...
    Y gracias por el tironcillo de orejas. No os abandono.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  3. Qué bonito Estefanía, emociona leerte.Y aunque tengas poco tiempo, que lo sé debes de escribir mas por aquí.Sobre todo para animar a la gente que está esperando a sus hijos con toda la ilusión del mundo.
    Los niños están preciosos y Lourdes para comérsela..que linda por favor
    Un beso
    Gema

    ResponderEliminar
  4. Felicidades por tus peques!!!! están preciosos. Y narrado así, tan fluido como lo haces, hasta parece que llegar hasta aquí haya sido fácil. Se agolpan en una frase un montón de palabras que llevan años poder decir que las has pasado. Hay mucho dolor y sentimiento en "la espera", "la llamada", "el juicio", etc.
    Pero por fin muchas de nosotras ya lo hemos pasado, ya tenemos una rutina montada y seguimos con el vínculo.
    Y ahora nos toca sufrir un por tantas compis de camino que llevan también varios años, y no ven llegar asignaciones.
    Para todas ellas... MUCHA SUERTE Y MUCHOS ÁNIMOS!!!!!

    ResponderEliminar
  5. que guapos tus niños!!! y qué pelo más largo tiene (tenia) tu hija!!
    La mia, que es mas o menos de la misma edad, lo tiene super cortito todavía. Cuando fuimos a por ella tenia muchas calvitas y le rapé la cabeza un par de veces...
    Pon alguna fotito con su nuevo look!!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Es verdad que hace mucho tiempo que no pasabas por aquí, pero la verdad es que te entiendo perfectamente, y eso que aun no estoy trabajando fuera de casa...... uf, no quiero ni imaginarme cuando me llamen.
    Los niños estan guapísimos, lo pude comprobar en persona hace cosa de un par de meses, cuando llevé a mis petardillos a gimnasia acrobática en el pabellon y vi a un chico con una niña presiosísima en brazos esperando fuera, jajajaja.... me quedé de piedra cuando la vi con ese pelo tan larguito y ella tan mayorcita, dudé si era tu hija, por eso fui muy prudente y no le dije nada. Pero cuando vi que recogia a su hermanito, ya estuve segura que eran tus niños, que están los dos lindísimos, se les ve tan felices..... ais, si es que nos llenan el alma!!!!

    A ver si algún día podemos coincidir y comentamos los progresos de los pequeños.

    Un besazo,
    María J.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario. Me hace ilusión saber que estuviste aquí. Gracias.