Translate

sábado, 30 de marzo de 2013

REVIVIENDO CON VOSOTROS

Continuar comunicándome por diferentes vías con personas que aún están en proceso de adopción me hace revivir contínuamente mi experiencia, aunque los meses vayan pasando...
Cada vez que alguien anuncia que tiene asignación, recuerdo cada detalle del 23 de febrero del pasado año.
Cuando hablan de fechas de juicios, ídem. Y así sucesivamente.
Quizás por eso, por primera y única vez desde que tuve intención de escribir una novela, hace ya muchos años, van sumándose algunas páginas a ese libro "en construcción". Pero debo organizar mis ideas con cierto criterio porque son tantas las cosas que quisiera expresar que podría concluir en una marabunta y no es lo que pretendo. Quiero forjar algo con sentido y lógica no un montón de viviencias aislasdas e inconexas.
Hoy pensaba en los viajes a Etiopía que varios compañeros del foro están a punto de realizar. No es que quisiera dar marcha atrás pero sí volver al país de mi pequeña con la experiencia que hoy tengo.
Cierto es que me informé, pregunté y me sirvió de mucho el testimonio de varias personas que habían estado antes pero siempre queremos más aunque, seguramente, volvería a ocurrirme lo mismo una y otra vez.
Lo que sí mantendría sería la disposición con la que viajé y aconsejaría a quienes lo hagan en el futuro ir con la mente y el corazón abiertos, emprender el camino con positivismo y sin miedo, sabiendo que lo peor ya ha pasado y que hay que acudir con una gran dosis de tolerancia y respeto, a sabiendas de que es necesario obviar las ideas preconcebidas, dejar atrás la particular organización de nuestras respectivas vidas y entender que lo que se vea es lo que hay que asimilar como lo normal en un mundo muy distante pero con el que, al fin y a la postre, tenemos muchas cosas en común si analizamos el fondo y no nos dejamos obnubilar por la forma.
Si volviera... probablemente haría lo mismo, por mucho que diga.
Lo importante no es lo que lleves en la maleta o lo que olvides en casa.
Lo importante es que vuelves con esa parte de ti que está tan lejos y tan cerca al mismo tiempo, que te hace sentir completa y llena, con tu hijo o hija.
Lo importante es regresar cargada de amor, de amistad y de lazos indestructibles.

BUSCANDO ENTRADA PERDIDA

Eso sí que da coraje... que escribas una entrada y que desaparezca como por arte de magia...
Y eso que la primera foto que colgué en la misma sí que se ve en el enlace.
Misterios de las tecnologías, que a veces fallan y nos desesperan.
Volveré a intentar recuperarla. A ver si es posible.
Un abrazo a todos.

jueves, 14 de marzo de 2013

REACREDITACION DE PIAO EN ETIOPIA Y PACIENCIA. AQUI Y ALLI.

Aunque ahora mis entradas sean más distantes entre sí por razones obvias (trabajo, niños, casa...), ni que decir tiene que cumplo mi promesa de no abandonar y, por supuesto, estoy pendiente a todo lo que acontece en relación a las adopciones en general y a las adopciones en Etiopía en particular.
A pesar de que han pasado ya unos días, viví con alegría e ilusión la reacreditación de PIAO (la ECAI con la que llevamos a cabo nuestro proceso) en Etiopía. Incluso he descargado el documento, que aparece en inglés y amárico, porque la continuación del trabajo de dicha entidad tendrá un papel decisivo en la consecución del objetivo de muchas personas, ser papás o mamás de un menor de ese país.
Mis más sinceras felicitaciones a todos los que respirásteis tranquilos cuando supísteis que vuestro proceso continuaría sin problemas en ese sentido.
El ritmo de asignaciones es lento, mucho más de lo que sería deseable, pero llegará vuestro momento y, entonces, la incertidumbre y las ansias se convertirán en nervios e impaciencia que culminarán con una explosión de dicha y amor a raudales.
Es normal que nos quejemos de la parsimonia con que se desarrolla el proceso, de los plazos que se alargan y que, muchas veces, pensemos que se debe a la escasez de medios en Etiopía a la forma de trabajar en dicho país pero, siendo objetivos, el nuestro no es la panacea ni aquí los trámites son mucho más presurosos. Sirvan como muestra dos ejemplos que os cuento, el primero relativo a mi trabajo, el segundo a la inscripción en el registro civil de mi hija.
En septiembre del pasado año acudí con un cliente a un juzgado de un pueblo de la provincia de Cádiz y nos quedamos perplejos cuando nos comunicaron que la vista se había celebrado el día anterior. Inmediatamente, presenté un escrito reclamando puesto que, dado que nos habían citado erróneamente, no podíamos permitir que se le diese por no comparecido. Aun así, si bien estaba claro quiénes habían cometido la equivocación, no hemos obtenido respuesta -que, por supuesto, nos ha sido favorable, como no podía ser de otra manera- hasta hace unos días, seis meses después. Y aún no hay nueva fecha...
Con respecto a la inscripción en el registro civil de mi niña, como sabéis, llegamos a España con ella el 1 de diciembre pasado. A los pocos días, en cuanto tuvimos preparada toda la documentación, mi marido y yo nos dirigimos al Juzgado para realizarla. Faltaba un documento. Lo adjuntamos a los pocos días. La funcionaria cogió vacaciones hasta el 9 de enero. El día 10 me personé en el Juzgado para comprobar que todo estaba en orden. La empleada me comunicó que así era y que enviaba a fiscalía el expediente. A la semana me avisa de que sólo he firmado yo la comparecencia y, si bien he ido juntos e incluso hay un certificado actualizado de matrimonio, tenemos que firmarla los dos. Lo hacemos enseguida y se tramita la inscripción. A fecha de hoy, aún no tenemos libro de familia. Y estamos en España, donde parece que todo marcha sobre ruedas, no en Etiopía...
Así que, aquí, allí y en todas partes, no nos queda otra que armarnos de paciencia y esperar. Siempre esperar. Todo llegará.