Translate

viernes, 8 de febrero de 2013

DESTINO: MALI

En mi anterior entrada, tras la comunicación de la nueva fecha de corte, hice alusión a las familias en proceso de adopción en China y ello me ha hecho pensar en otro país en el que las adopciones se han visto interrumpidas, Mali, e investigar acerca de lo que está ocurriendo, más allá de la información -a menudo filtrada y manipulada- que llega a nuestro país.
Según he podido saber, en diciembre de 2011 fue aprobado en Mali el Código de las Familias y las Personas, cuyo Artículo 540 prohibía la adopción internacional y permitiéndola, sólo, a personas de nacionalidad maliense. Sin embargo, como -a pesar de su aprobación- la ley no había sido publicada, se continuó la tramitación de expedientes de adopción en dicho país.
Un año después, en diciembre de 2012, las autoridades de Mali confirmaron que se suspendían las adopciones hasta que el artículo citado antes no fuese derogado o el Tribunal Constitucional se pronunciase al respecto, anunciando que, mientras tanto, no se producirían nuevas asignaciones, si bien, los expedientes de quienes tuviesen ya un menor asignado seguirían tramitándose hasta que la adopción se constituyese.
Se ha hecho referencia también a la inseguridad jurídica y física que podrían sufrir quienes visitasen ese país.
Incluso, durante el pasado mes de enero de 2013 y según la Junta de Andalucía (imagino que otras Administraciones se han pronunciado en el mismo sentido) desaconsejaron a las familias viajar a Mali en tanto en cuanto durase la intervención militar y, según parece, alertados por los viajes a los que se habían precipitado algunas familias sin que les fuese comunicado por la Embajada Española que su expediente estaba completo.
Según cuentan los medios de comunicación, el origen de la guerra se remonta a las reivindicaciones de los independentistas de un Estado que llaman Azawad (territorio que ocupa la mitad Norte de Mali) que, junto con los yihadistas, derrotaron al ejército y comenzaron el avance hacia el Sur.
La guerra, con intervención extranjera, comenzó el 11 de enero de 2012 pero cuentan los extendidos que pudiera alargarse e incluso extenderse más allá de Mali.
Sin embargo, parece ser que el conflicto nace mucho tiempo atrás, remontándose al año 1884, cuando se llevó a cabo la delimitación de Mali como país y, en la Conferencia de Berlín, países europeos trazaron una estrategia en la expansión colonial en África, repartiéndose el territorio en base a criterios económicos y sin tener consideración alguna por las poblaciones locales, centrándose, tan sólo, en sus ya referidos intereses.
Una vez más, no todo es lo que parece. Mejor dicho, casi nada es lo que parece.
Y a todo esto, ¿quién piensa en el interés del menor? ¿Quién se hace cargo de las necesidades de millones de personas que sufren las consecuencias de un enfrentamiento con tintes bélicos en sus propias carnes? ¿Qué hay de los derechos, del hambre, de las enfermedades, de las vidas humanas que se quedan por el camino? 
Y centrándonos en el proceso de adopción, si este ya es duro de por sí, para aquellos que albergaban la esperanza de ver crecer su familia con un niño o una maliense, para quienes esperaban pronta asignación o incluso ya la tenían, el sentimiento debe ser desgarrador. Incluso para los que ya estuvieron por sus hijos en Mali. Porque siempre dejamos un trocito de nuestros corazones en los países de nuestros pequeños y llevamos con nosotros el recuerdo y el cariño de aquellos nacionales que conocimos durante nuestra estancia y que dejamos atrás. Pensar en ellos debe ser tormentoso. No hay frase de consuelo. Sólo mostrarles nuestro apoyo y confiar en que la pesadilla acabe pronto.

2 comentarios:

  1. Es lamentable lo que está pasado respecto a adopciones internacionales, no entiendo cómo el gobierno impide que muchas familias se unan con sus peques por otros problemas. Esperemos las cosas se resulevan en los países donde hay comflicto para adpciones internacionales. Aunque también se presenta ese problema a nivel nacional, al menos acá en México.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón, Elizabeth. Es una pena.
      Ojalá se resuelvan los problemas en todos esos países donde actualmente hay dificultados y, cómo no, en tu adorado país.
      Un besito desde España.

      Eliminar

Deja tu comentario. Me hace ilusión saber que estuviste aquí. Gracias.