Translate

jueves, 27 de diciembre de 2012

UN MENSAJE DE LUZ

Muchos de vosotros, seguramente, habéis vivido experiencias a lo largo de vuestras existencias que os han resultado complicadas, duras, traumáticas y hayáis tocado fondo. Pero, aunque estas hayan dejado cicatrices en el cuerpo o en el alma, puede que ahora las sintáis como algo lejano y que os preguntéis si aquello os sucedió realmente, que las rememoréis como si fuéseis observadores externos, espectadores de una película y que, incluso, pasen días y hasta semanas sin que siquiera los mitigados recuerdos os asalten.
Caminamos por sendas, hallamos puertas, las abrimos y entramos en una estancia llena de dolor, salimos, con mayor o menor dificultad, seguimos andando, damos con otra puerta, pasamos a otra sala de placer. Luego visitaremos otra repleta de incertidumbre y una más en la que habita la rabia y a otra de la que es dueña la alegría y nos adentraremos en la morada del amor y en la de la rabia y en la del desasosiego y en la de la esperanza...
Cuando, hace años, recibí tratamiento de quimioterapia hubo momentos en los que el dolor físico llegó al límite haciéndose insoportable. Fue una gran experiencia que me curtió y me hizo fuerte, de la que aprendí que tras el sufrimiento extremo no hay más que, necesariamente, el obligado alivio. Y así fue como cambió mi umbral del dolor tanto a nivel físico como psicológico.
Te cuento esto porque tal vez la llegada de esa "dicha infinita" se esté demorando más de lo que jamás pensaste y haya veces que pienses que has perdido la partida.
Te hago partícipe de mis vivencias y sentimientos -basados en mi historia personal- porque deseo transmitirte un mensaje de luz.
Si ahora estás en la cámara del desasosiego o en la de la incertidumbre o en la de la desconfianza o en la de la tristeza, pon todo tu empeño en salir de la misma lo antes posible y sigue abriendo puertas. Tras una de ellas, antes o después, encontrarás lo que buscas. Ten fe y ármate de paciencia.
Un día, volverás la vista atrás y tu felicidad será tal que dudarás de la veracidad de tanto tormento.
Verás como llueven estrellas sobre tu pequeño mundo.

22 comentarios:

  1. De verdad niña que no se puede escribir mejor! Me haces sentir cada letra que dibujas. Una pasada!
    Eres un sol! Gracias por animarnos y más gracias aún por hacerlo de ese modo!
    Mil besos preciosa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero, ¿cómo tengo que deciros que la que os estará eternamente agradecida soy yo...?
      Un fuerte beso y arriba los corazones.

      Eliminar
  2. Estefanía, cariño, una vez más me dejas sin palabras... No me imaginaba que también tú habías pasado por semejante calvario.
    Ahora yo estoy en una de esas estancias, aunque no sé muy bien en cuál, depende del día, pero tu entrada me ha dado ánimos para seguir. Como siempre, gracias por compartir conmigo tanto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue bueno que me ocurriese, Inés. Aquello cambió mi escala de valores. En caso contrario, seguramente, ahora no sería como soy.
      Y no importa en qué estancia estés. Todas nos hacen crecer. Lo importante es llegar y las fuerzas del Universo conspiraran para que lo hagas.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Enhorabuena compañera, por tu fuerza, por tu tesón y por tus DOS TESOROS.

    María José.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, María José. Tú lo has dicho, mis tesoritos. Un beso muy fuerte, suerte y ánimo.

      Eliminar
  4. Hermosas palabras Estefanía que describen una gran realidad. Como digo yo siempre, querer es poder pero hay que querer.
    Bicos y que continúe la felicidad por muchos años.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Lidia, así es. Hay que querer y también hay que creer, al menos, en lo que se quiere y en que llegará.
      Gracias por tus buenos deseos.

      Eliminar
  5. Yo ahora solo veo una puerta que es la que nos va a llevar hasta nuestr@ hij@... Tardará aún bastante en abrirse pero ahí estaremos cuando lo haga y hasta entonces a disfrutar de este embarazo tan largo.
    Se agradece y mucho tu mensaje de luz pero la mejor prueba de que todo llega, la tienes en tu casita ya.

    FELIZ AÑO A TODOS Y TODAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que estés en el camino y veas esa puerta que se abrirá para ti y te colmará de felicidad. Llegará antes de lo que ahora parece.
      Un besito.

      Eliminar
  6. Estefania gracias por tus palabra! Siempre he pensado que nada que merece la pena se consigue fácilmente! La vida te enseña que somos más fuertes de lo que creemos...y se sigue adelante! Así que a seguir abriendo puertas y descubriendo que nos depara la vida!
    Besos a los cuatro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, Sandra. Sí que se valora más aquello que conseguimos tras mucho esfuerzo y paciencia. La vida, seguro, tiene aún muchas buenas sorpresas que regalarnos.
      Besitos para vosotros también.

      Eliminar
  7. Jo Estefania, me has hecho llorar... justo en estos dias yo estoy bien plantada en la camara de la tristeza... Cada vez que me sienta asi vendre a leer tu entrada, que me parece preciosa y alentadora para todos nosotros.
    Gracias Estefania! Muchos besos guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elena, tal vez incluso te haga bien llorar un poco, desahogarte y liberar, de alguna manera, toda esa tensión acumulada. Si tienes que hacerlo, hazlo, pero sal de ahí a la menor ocasión. Disfruta de lo bueno que tienes, que seguro que hay más de una cosa y de una persona que merece tu sonrisa. Besos.

      Eliminar
  8. Estefanía, nos dejas un mensaje precioso, lleno de esperanza y de ejemplo de vida.
    Muchas gracias y Feliz Año Nuevo.
    Qué a gusto recibirás el 2013 con tus dos pequeños, ehhh?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni que decir tiene que voy a recibir el 2013 de la mejor manera imaginable, Julieta.
      Que no te abandone nunca la esperanza. Hazla protagonista de tus días y tus noches.
      Besos.

      Eliminar
  9. Gracias por escribirnos estas cuatro verdades.

    Y felicidades por la fortaleza que derrochas, y que en el pasado te sirvió para superar ese amargo trance.

    Yo chafardeo en muchas de las puertas que comentas, pero estoy sentadita, más que nada, junto a la puerta que nos dará paso a nuestro peque en Etiopía. Paciente, aunque como digo a veces meto la cabeza en la puerta del desespero, pero intento sacarla en seguida.
    Y vosotras me ayudáis, como estirándome de la ropa por detrás para que no me meta ahí.

    Gracias por tus palabras y por la de las compis, es una energía positiva muy valiosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que seas optimista y que veas las cosas desde esa perspectiva. Que tus ratitos de desespero sean breves y remontes, siempre que lleguen, enseguida.
      Aquí estamos y aquí estaremos para apoyarnos entre todos.
      Un abrazo muy fuerte.

      Eliminar
  10. Precioso,es la mejor y más sana forma de vivir la realidad,chapó tus palabras,gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te invito a saborear cada minuto de la vida.
      Un abrazo, Leonor. Y mucha suerte.

      Eliminar
  11. Simplemente una :O)

    Así estamos, pasando diferentes etapas y buscando la puerta que mitigue el dolor.

    Biquiños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin dolor, Alicia. Siempre hacia delante, con la vista puesta en todo lo bueno que irás encontrando en tu camino.
      Besitos.

      Eliminar

Deja tu comentario. Me hace ilusión saber que estuviste aquí. Gracias.