Translate

domingo, 9 de diciembre de 2012

DESDE ESPAÑA, REMEMORANDO (El encuentro con mi hija)

En primer lugar, tengo que pedir disculpas por tan larga demora. 
Pensé que estar en Addis, sin obligaciones, sin ansias por la espera, me permitiría estar más tiempo delante del ordenador, pero no fue así. No puedo explicar por qué pero el caso es que esas dos semanas solos en el hotel, ya con mi hija, la llegada de las nuevas familias, las conexiones lentas, la lentitud de la conexión, el netbook -al que no me acabo de acostumbrar-, la diferencia horaria, el cambio de ritmo e incluso la altitud, hicieron mella en mí. Sin menoscabo de informar a quien lo desee de cada aspecto de manera detallada, dejo esos pormenores para un libro que he empezado a escribir y que espero concluir. 
Siempre he sido aficionada a escribir. De hecho, tiempo atrás, he conseguido algún premio o mención por mis poemas y relatos pero esa vocación se ha visto relegada a un segundo plano por las obligaciones y he comenzado a escribir varias novelas que han quedado inconclusas y guardadas en un cajón -cuando utilizaba la máquina de escribir- o en un archivo de word -cuando, a regañadientes, me subí al carro de las nuevas tecnologías-, aunque no descarto la posibilidad de retomarlas en un futuro no muy lejano. Pero esta vez tengo que conseguir mi reto. No sé si alguna vez verá la luz algún día pero, en el avión de vuelta, el que me condujo de Addis a Frankfurt, empezó a materializarse esa obra rica en sentimientos, emociones, datos, detalles y que constituye el homenaje aún callado, silencioso, a muchas personas que, sin saberlo, han sido decisivas en este proceso y forman parte de mi vida.
Creo que es de recibo, porque os lo debo y porque muchos lo habéis deseado y os queda la incertidumbre, contar cómo fue el encuentro con mi hija. Sí, ya puedo llamarla "mi hija". En Etiopía lo es desde que la jueza dictó sentencia a favor. En España aún no consta en mi libro de familia como un miembro más de la misma -pasado mañana espero la traducción jurada de la citada sentencia, el contrato de adopción y la partida de nacimiento, necesarios para inscribirla- pero lo hará muy pronto.
El lunes día 12 de noviembre, fecha del juicio en la Corte de Addis, desayunamos en el hotel Amanaya, donde nos hospedábamos. Mientras lo hacíamos, llegó nuestro hombre, Cachu, anunciando que, en pocos minutos, llegarían las cuidadoras de la casa de transición con la niña.
Y así fue... Eran, aproximadamente, las diez de la mañana. Estábamos en el hall del hotel charlando tranquilamente con él, que me decía que no había visto a madre más tranquila que yo, cuando, por la puerta que da al patio, vi acercarse a un hombre bien arreglado y, detrás de él, a una chica vestida de azul llevando en brazos a un bebé...
Me emociono con mucha facilidad. Soy una mujer de lágrima fácil. Pero no lloré. No sé de dónde saqué las fuerzas pero no lo hice. Seguramente los consejos de la asistenta social, de la psicóloga, repitiendo que el llanto podía asustar a la niña me hicieron prepararme psicológicamente para ese momento y reprimir el llanto. El caso es que la joven de azul, la cuidadora, depositó a la pequeña en mis brazos y yo la acogí suavemente, con mucho tacto, sin aspavientos. La acogí depositando en ella todo mi cariño y nos miramos a los ojos descubriendo el Aleph de Paulo Cohelo. No éramos dos extrañas. No acabábamos de conocernos. Nos reencontramos. El tiempo dejó de tener el significado que le damos habitualmente y el espacio que nos separaba hasta ese momento había dejado de existir. No se alteró. No lloró. Tanto es así que, a los pocos minutos, se durmió plácidamente y permaneció sumida en su sueño, con su cabeza sobre mi pecho, hasta que volvieron a recogerla hora y media después. Yo me limité a sentirla y a mirarla.
Cuando se la llevaron me mantuve tranquila. Sabía que nuestra nueva separación sólo duraría unas horas. Eran las once y media de la mañana. Descansé un rato, comimos temprano y sobre la una nos dirigimos a la Corte para el juicio.
Quiero aprovechar este espacio para decir a todos los padres y madres que aún deben pasar por ese trance que no deben temer nada. Evidentemente, por mi profesión, he visitado muchos juzgados. Es posible que muchos de vosotros no os hayáis visto en una Sala, en un juicio, jamás. Pero no debe imponeros. Sólo es un trámite. La jueza, una mujer joven que me pareció muy agradable y cercana, nada más que os hará unas breves y sencillas preguntas, concluyendo que la adopción es irrevocable y que el niño o la niña ya es vuestro hijo o hija. Nada más.
Tras el juicio -aproximadamente a las 14.45 h.- volvimos al hotel donde nos esperaba nuevamente la cuidadora, sentada en el sofá que hay frente al mostrador de recepción para entregarme a la que ya era mi hija, definitivamente y para siempre. 
Tampoco esta vez hubieron lágrimas y no puedo decir que fuese un el fin de un proceso ni el comienzo de algo porque no lo sentí así sino, como dije antes, un feliz reencuentro.

38 comentarios:

  1. Hola Estefanía, hemos tenido un breve contacto por otro medio pero quiero aprovechar estas líneas para agradecerte que dediques unos minutos a compartir la magia, porque no es otra cosa, de ese momento tan soñado. Me alegra saber que la naturalidad se apoderó de la situación, se que mis primos también lo han vivido con mucha calma, y eso denota que el milagro del encuentro ocurrió.
    Ojala puedas invertir tiempo en ese libro que anuncias, desde luego puedes trasmitir ilusiones y experiencia que para mucha gente será emocionante, aunque supongo que la dedicación a la familia ahora será mas exigente y esos cachorros quieren mamá a todas horas...
    Te reitero mi felicitación a ti, a los tuyos y también a ella, porque sois muy afortunados de ser una familia renovada y mas fuerte.
    Espero que nos podamos conocer y conocerla a ella también.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Ignacio.
      Fui testigo del encuentro de tus primos con su niña. Tierno y emotivo.
      Aunque el nacimiento de ese libro del que hablo sea lento, llegará. Te lo aseguro.
      Un abrazo y seguro que nos conocemos una de las veces que visites a tus primos malagueños.

      Eliminar
  2. Estefanía,te animo a que escribas ese libro que ayudará a los que vienen por detrás y queremos el próximo capítulo el rencuentro con tu hijo.Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por los ánimos, Marina. Y también por darme una idea para otra entrada. Un besito y muuuuucha suerte en tu camino también.

      Eliminar
  3. Alicia Guerrero
    Preciosa imagen, tu hija y tú abrazadas, me encanta.
    Felicidades Estefania.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuestra primera imagen juntas, Alicia. Una maravilla.
      Muchísimas gracias.

      Eliminar
  4. Yo si que me he quedado sumida en un sueño con lo que nos cuentas...No tengo palabras de agradecimiento suficientes. Para los que estamos en esta espera es tan importarte leerte.
    Más de una vez lo hemos hablado las compis ;) lo bien que escribes y el gusto que da leerte. Seguro que ese libro será superbien recibido. Voy encargándote un par de ellos.
    Tu hija...una preciosidad!!! Os deseo que seáis muy felices.
    Un besazo enorme!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Meri.
      Seguiré con mi tarea.
      Mi hija ahora está mucho más bonita. Y no es pasión de madre. Pero el cariño, los cuidados, la alimentación, la tranquilidad... se notan. Ya la veréis.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Que sueño más feliz que estará teniendo tu niña en esta foto...
    Desde luego arte en contar tu experiencia como madre adoptiva, nadie va a negar que no tienes. Escribes muy bien, y relatas los sentimientos aún mejor, así que esperemos que el libro llegue a estar algún día disponible para hacernos con un ejemplar.
    De seguro que será un placer leerlo.

    Muchas felicidades guapísima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sama, mucho más feliz la mamá que experimentaba mil sensaciones desconocidas hasta ese momento... Ya lo comprobarás por ti misma.
      Gracias por todo y un beso.

      Eliminar
  6. Ya tienes una compradora de ese libro! Estefania, es increible todo esto y tu lo describes tan bien!
    Esta foto que nos muestras es impresionante, se os ve perfectas, es una imagen super entrañable.
    Felicidades guaps, te lo mereces!
    Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Elena.
      Es algo incomparable e irrepetible. A buen seguro me quedo corta cuando lo describo. Faltan palabras.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Claro, nos has dejado con la miel en los labios para que te compremos el libro...., estoy de broma,, pero me ha sabido a muy poco lo que nos has contado, te animo a que escribas ese libro ya.
    Hermosa imagen con tu pequeña. Disfrútala y no dejes de contarnos.
    Bicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lidia, tienes razón... no puedo contarlo todo con detalle. De lo contrario, mi libro sería la reproducción del blog, un libroblog, jajaja.
      Gracias por todo y seguiré con vosotros, sin duda. Así lo prometí y así lo haré. Besos.

      Eliminar
  8. Estefanía parece que lo habían dicho, tengo tantas ganas de saber de ti, que por casualidad he entrado hoy a este tu blog y me he encontrado con la grata sorpresa que había colgado este post, en cuanto puedas sigue contando, que tal como lo cuentas me quedo con ganas de más, seguro que tu libro verá la luz, eres una gran escritora. Muchos besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chari, guapa, sé cuánto te alegras de mi felicidad. Espero que muy pronto, que estamos muy cerquita y ya son demasiados años, podamos conocernos en persona y también a tu niño y a mis niños. Besitos.

      Eliminar
  9. Estefanía me he emocionado mucho leyendo vuestro reencuentro, la foto transmite tanta ternura, es maravilloso todo lo que nos cuentas, nos quedamos siempre con ganas de más, cuando tengamos tu novela en las manos seguro que nos atrapa de tal forma que no podmos dejar de leerla. desde aqui te animo a que hagas tu sueño realidad porque arte no te falta.
    un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Campanilla, siempre he tenido "vocación literaria" y he hecho mis pinitos pero nunca llegué a escribir una novela por falta de tiempo y porque me dispersaba en los temas... ahora lo tengo muy claro. Gracias y un fuerte beso.

      Eliminar
  10. Gracias por compartir estos momentos tan especiales!!!!!
    Y adelante con el libro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tu apoyo, Silvia. Y por estar conmigo en estos momentos y en tantos otros. Bss.

      Eliminar
  11. Estefania me ha encantado esa foto con tu hija en brazos,es la imagen mas bonita que puede haber de una madre y de su hija.
    Yo tambien te animo a escribir ese libro,yo seré una de las que tendra uno, ya te lo encargo por supuesto.Hace poco me leí uno parecido que se llama "Cartas a Natalia" y narra la experiencia de unos padres en la busqueda de su hija a Rusia y es preciosa te animo a leerlo cuando puedas.La verdad que estos libros nos animan a los padres que estamos esperando el grandioso dia y se hace mas ameno,por eso me gusta mucho leerte y saber de tu experiencia porque se que a nosotros se nos hará algun dia, no muy lejano, realidad como se te ha hecho a ti.
    Un beso de Raquel de "Mi muñec@ Etiope".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Raquel, por supuesto que tu sueño también se hará realidad. Aún no has abierto la puerta pero sólo te queda tropezar con ella y atravesar el umbral.
      Un beso muy fuerte y que pronto puedas estrecha a tu muñeco-a en tus brazos.

      Eliminar
  12. Hola Estefanía! qué alegría poder leer esta entrada tan esperada! Y poder comprobar que ya estás disfrutando de un abrazo continuo con tu hija es una alegría enorme para los que te seguimos. La foto refleja tanto amor y ternura!!! Te animo a que ese libro salga a la luz y podamos encandilarnos con la historia. Será un placer poder sentir a través de tus palabras tanto sentimientos que has vivido. Un besazo y aquí seguimos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vero, sé que es sincera esa vuestra alegría de la que me hablas. Yo he sido partícipe de la de otras personas antes y espero compartir la vuestra, la de tantos futuros papás, después. Estaré atenta. Besitos.

      Eliminar
  13. Maaaaaaaaaaaadre mía Estefanía!!! Que sepas que me has emocionado y que tengo los ojos brillantes, ¡y yo no soy nada de llorar, me cuesta mucho! Pero esa escena que ya me había medio imaginado se ha hecho realidad, una realidad muy dulce. Ver a la pequeña Lourdes durmiendo en tus brazos es una imagen que siempre va conmigo. Ya te he dicho en más de una ocasión que esa niña es "un poco mía", así la siento...
    ¡Gracias por compartir esos momentos tan íntimos!!!!!
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca lo olvido, Inés. Sí que es un poco tuya esta niñita, por supuesto. Espero que algún día no muy lejano tú también puedas darle un abrazo a tu sobri gaditana pero más aún que acurruques a tu pequeño-a y ser testigo de ello.
      Un beso.

      Eliminar
  14. Preciosas palabras, cuanta ternura desprendes contando ese reencuentro! Disfruta de cada momento y adelante con ese libro!
    Muchos besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El cielo existe, Sandra. No digo más.
      Un beso y gracias.

      Eliminar
  15. Enhorabuena guapa aunque ya te lo he dicho pòr otros medios y a parte de por tener a tu hija contigo te la doy también por decidirte a escribir ese libro que seguro que es precioso..Ya sabes que siempre te digo que escribes de maravilla
    Un beso gordo
    Gema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Gema, muchas gracias por estar siempre ahí. Cuando esté escrito, lo sabrás, cómo no. Y ya me gustaría a mí que, el día que esté acabado, viese la luz. Todo es posible y se cumple si se desea con fervor.
      Besos.

      Eliminar
  16. Hola guapa que ilusion, la idea de escribir un libro es maravillosa,animo tu puedes con eso y mas.Y ya iremos a comprarlo. Que bonita la foto de tu niña contigo no sabes la ilusion que nos hace. Despues de tanto tiempo lo mereceis, besos para los tres, y gracias por sacar tiempo para nosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Montserrat, ni que decir tiene que seguiré buscando un ratito para estar con vosotros, porque así lo prometí y siempre cumplo mis promesas y porque no sería buena conmigo misma privándome de vuestro cariño.
      Un beso muy fuerte.

      Eliminar
  17. Estefanía es preciosa tu hija, la foto me ha emocionado. Me da fuerzas verte con ella ahora y recordar el mes de febrero cuando recibistes la asignación, el tiempo pasa muy rápido y está claro que todo llega en la vida, nosotros aún aquí esperando una llamada de PIAO para nuestra asignación.
    Disfruta al máximo que te lo mereces.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Pilar, yo sé por experiencia que ver que otras personas llegan, están con sus hijos, son felices junto a ellos, es una inyección de ánimos para quienes esperan. Así me sucedía a mí y a ello espero contribuir de alguna manera si, desde mi modesta postura, puedo hacerlo.
      Que el nuevo año haga sonar vuestro teléfono con la ansiada noticia. Besos.

      Eliminar
  18. Ayyy Estefania que alegría tan grande leer estas bonitas palabras, que bonito ver esa foto que nos has mostrado. FELICIDADES.

    Un besazo enorme
    María J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María José. Ha sido larga la espera y el camino ha estado lleno de baches pero al fin llegó el momento y mi mundo se ha visto iluminado con la presencia de mi nenita. Un beso.

      Eliminar
  19. ...desde Antequera muchas felicidades ,viendo tu foto no puedo dejar de pensar en cuando llegara nuestro momento,pero se que llegara,solo decirte que animo con el libro y que vayas preparando una 2ª edicion ,pues la 1ª ya ves que te la estamos quitando de las manos,jajjaja...disfrutad de lourdes ,que bien merecido lo teneis y felices fiestas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Y no dudéis de que vuestro gran momento va a llegar. Cuando menos lo esperéis, cuando ni siquiera estéis pensando en ello... se producirá la sorpresa y os embargará la emoción, porque eso es inevitable.
      Felices fiestas a vosotros también.
      Besos.

      Eliminar

Deja tu comentario. Me hace ilusión saber que estuviste aquí. Gracias.