Translate

lunes, 22 de octubre de 2012

NUEVA SEMANA, NUEVAS ESPERANZAS

Creo que es una de las palabras que más he utilizado a lo largo del medio centenar de entradas que he publicado en este blog. A fin de cuentas, ¿qué sería de este mundo sin esperanza, sin fe... Y no me malinterpreten. No estoy hablando únicamente de la fe tal cual se entiende en términos religiosos. Cada cual es muy libre de ser ateo, agnóstico o creyente en una u otra religión.

En mi caso, y no tengo inconveniente en confesarlo, soy creyente, católica. Pero respeto cualquier otra postura al respecto. Al igual que, hace unos años, estuve inmersa en política y siempre -antes, durante y después- profesé el máximo respeto a los militantes y simpatizantes del resto de ideologías, por muy diferentes que fuesen a la mía. Porque, por encima de todo, creo en la libertad y en los derechos individuales.

Pero hoy hablo de otro tipo de fe, de la fe en el mañana, en que los ríos desembocan en otro río, en un lago o en el mar. 

Tengo mis esperanzas puestas en el momento en que llegue el anuncio del viaje a Etiopía, en mi llegada a la tierra que vio nacer a mi hijita, en el tacto de su piel y en el instante en que pueda perderme en el brillante río de sus ojos.


En estos momentos me siento como el funambulista que camina sobre la cuerda floja pero con equilibrio, seguridad y destreza. La atravesaré y llegaré al otro lado.

He empezado la semana con una gran dosis de ilusión y con los cinco sentidos puestos en la noticia que espero que se produzca de un momento a otro. La mañana de hoy casi, casi ha pasado sin que sepa nada. Pero no debe faltar mucho. 

Un empujoncito más y llegará...

16 comentarios:

  1. Te noto muy animada. Y eso me encanta.

    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Aunque tenga mis bajoncillos, como todo el mundo, suelo ser optimista. Afortunadamente...
      Un beso.

      Eliminar
  2. Seguro Estefanía, un empujoncito más y ya estás allí, con tu niña! Seguro que a lo largo de esta semana nos das el notición!
    Besazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también quiero pensar que será a lo largo de esta semana. Ojalá...
      Muchos besos.

      Eliminar
  3. Da gusto notar ese positivismo y energia en tu entrada.No te quede ninguna duda de que pronto,muy pronto, esa gran noticia que todos ansiamos recibir, te va a llegar.Si es cierto que dicen que "lo bueno, se hace esperar", pero el tiempo vuestro, ya esta llegando a su fin, llegando a la meta, y recibiendo ese bendito regalo en vuestros brazos.Ese dia, todos desde la lejania fisica,pero desde la cercania emocional,tendremos mucha envidia,mucha,pero muy buena, te lo aseguro.Os queda el último empujoncito y vuestro viaje empieza. Muchos besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé que os vais a alegrar. Lo de la envidia lo entiendo perfectamente, ¡no sabes cuántas veces la he sentido -y aún la siento- yo...! Es comprensible. Pero confío en que a todos nos llegará el momento de ser "los envidiados" y felices...
      Gracias, ypai. Un beso.

      Eliminar
  4. Estefania que poquito te falta para coger las maletas y poner rumbo a tu sueño, veras que en nada nos cuentas que vas a buscarlo.

    Besos y empujaremos todos un poquito para que así sea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya tengo ganas de escribir esa entrada contando que acabo de hacer las maletas apresuradamente porque me voy a por mi niña.
      Gracias por tu apoyo.

      Eliminar
  5. AY! Estefania, que me veo a la ecai llamando otra vez a la sorpresa. Yo tendría ya las maletas en la puerta casi por si acaso.
    Niña!!!!!!! que te vas ya mismo!!!!!!!!

    Un besazo y que se te pasen estos diitas rápido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las maletas ya están listas. Vacías aún pero a mano y con cositas para meter en ellas muy cerca... Espero que no me cojan polvo esperando...
      Besos.

      Eliminar
  6. Estoy segura que pronto habras llegado al otro lado de la cuerda, solo faltan unos pasitos y ya.
    Ánimo chiqui, que en nada está en el avión.

    Un besazo,
    María J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hija, porque da la impresión de que estoy sentada en la cuerda descansando y esperando ver cómo se pone el sol... Más vale que me levante ya y atraviese hasta el otro lado.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Ay, leyéndote me he puesto a imaginar el encuentro con tu hija, que nervios, llevo unos días desde que Marina y tu nos distéis la noticia, estáis tan cerquita, imagino ese momento, la felicidad que estáis a punto de experimentar, qué ganas de leer esa entrada y emocionarnos con vuestro momento.
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Campanilla, yo ya he imaginado el encuentro de mil maneras distintas pero estoy segura que la realidad superará esas ideas que me hago. Eso sí, lloraré como una Magdalena. No voy a poder reprimirme...
      Besos.

      Eliminar
  8. Venga Estafania, estamos deseando que al fin nos des la buena nueva.
    Bicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo de darla, Lidia.
      A ver si en un mismo día tengo que escribir dos entradas y la segunda rectificando la primera...
      Mil besos.

      Eliminar

Deja tu comentario. Me hace ilusión saber que estuviste aquí. Gracias.