Translate

domingo, 28 de octubre de 2012

ENFADADA, INCREDULA, HASTIADA

No estoy triste ni deprimida. Tampoco he perdido la ilusión ni las esperanzas. No puedo hacerlo. Por ella, por mi pequeña. Estoy enojada, enfadada. Estoy que muerdo. ¡Y con unas ganas de descargar mi ira contra quien se lo merezca...!
Antes se trataba de aquel documento que no llegaba, el que -según me explicaron después de varios meses de espera- tenía que emitir el juzgado de Lalibela y se demoraba. 
Pues bien, si el documento ya está en la Corte, si ya se han celebrado varios juicios -información de primera mano totalmente fidedigna-, ¿cuál es ahora el problema? 
Dicen que es cuestión de días, que sólo se trata de que la jueza organice su agenda y señalen la vista. Pero, si ha encontrado hueco para otros juicios, ¿por qué no para el nuestro, teniendo en cuenta el largo tiempo transcurrido y todas las dificultades que, al parecer, se han vencido?
Yo no sé ya qué ni a quién/quiénes creer. Sinceramente. Me encuentro en un estado de total y absoluta incredulidad y nada habrá que logre cambiar mi actitud en tanto en cuanto no se resuelva esta situación surrealista.
Llegados a este punto, me da igual que me llamen pesada, que piensen que he perdido la razón (que a lo mejor, porque esto es de locos) pero debo estar convirtiéndome en la pesadilla de la ECAI. No tengo el teléfono del juzgado de Addis ni la dirección de correo electrónico de la jueza, así que no me queda más alternativa que recurrir a ellos que son el puente que nos une, ¿no? Sin embargo, sus respuestas me parecen ambigüas y poco objetivas. Y que conste que he dicho que "me parecen", no que lo sean. Pero, en el punto en que nos encontramos, necesito más y mañana es tarde.
Tengo ganas de gritar a los cuatro vientos lo que pienso y lo que deduzco de todo esto pero me voy a reprimir -aunque no es mi estilo- por temor a precipitarme, a excederme y a que mis conclusiones sean infundadas.
Ya falta menos para estar con mi niña y puede que la alegría al avanzar el proceso, más aún al abrazarla, me hagan olvidar todo esto, no lo sé, pero no voy a negar que, en este instante, cogería una maleta, cuatro cosas, y me plantaría en la puerta de la Corte con una pancarta y -con frío, con calor, lloviese o tronase- no me movería de allí mientras no celebrasen mi juicio y me dejasen marchar con mi pequeña.

18 comentarios:

  1. Pues que te voy. Decir! Que me pongo en tu lugar y yo estaría igual o peor! Es que vamos...la paciencia tiene su limite y llega un momento que estallas!

    Claro que tienes que ser pesada con la ecai! A quien si no le pagas????? que ellos a lo mejor solo te dicen lo que saben? Pues seguramente, pero mientras que tu le pegues la paliza ellos estarán deseando solucionar tu problema para quitarte de encima!

    Es un parto largo y doloroso, pero con final feliz...así que entre los ratos de rabia y cabreo coge la foto de tu hija y piensa en cuando dentro de nada la tengas en brazos y te la puedas comer a besos!

    Animo!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ester. Bien largo y doloroso que es este parto. Yo he pasado por las dos cosas y... te doy toda la razón. Un besito.

      Eliminar
  2. Estefanía, estás en todo tu derecho de sentir lo que sientes y de hacerlo que haces. Comparto al 100% lo que Esther te comenta, y es que dentro de la calma no dudes en levantar el teléfono las veces que haga falta para hablar, preguntar, incluso, "molestar" (si es que así lo piensan que se jo*an) a la Ecai. Tu situación pocos la podrían aguantar con tal dignidad, paciencia y buen hacer como vosotros, así que, ¿qué quieres que te diga? Insiste y no pierdas la esperanza, que tu hija te espera y te necesita en las mejores condiciones. Un fuerte abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vero, hoy también he tenido la tentación de volver a llamar a la ECAI pero no lo he hecho aún. Lo que no sé es si resistiré toda la mañana, aun a costa de ser la mayor pesada... Otro abrazo para ti.

      Eliminar
  3. Estefania, tienes toda la razón del mundo para patalear ante lo que es una tremenda injusticia que te ha tocado vivir.
    Mucho ánimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo peor no es lo que estoy viviendo yo sino que mi pequeña está donde está...
      Gracias por los ánimos, Lidia. Un beso.

      Eliminar
  4. Es que tienes toda la razón del mundo. Pero que leches pasa ahora que se alarga la cosa. Que problema puede haber si como bien sabes se están celebrando juicios de otras familias. Entiendo que estés que te subes por las paredes, ufff.

    Sólo deseo que se alineen los astros de una vez y os den fecha.

    un abrazo guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, Samaiaui, voy a tener que consultar los astros, las cábalas, el tarot y hasta... ¿qué se yo? Ya nos toca, ¿no?
      Un beso.

      Eliminar
  5. Es de lo mas normal Estefanía.
    Yo si fuera tu estaría llamando todos los dias y no solo una vez!, pues anda que no soy pesada!!
    Tu llama las veces que quieras.
    Ánimo!!!

    Besos
    Ali

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ali, pues ya a veces me da hasta cosa porque sé lo que voy a oír al otro lado y me siento un poco ridícula llamando, la verdad, pero, como he dicho antes, la tentación es mayor.
      Besitos.

      Eliminar
  6. Tus sentimientos son normales,a veces nos sentimos como si fueramos mercancia,y se atreven a hacer comentarios inapropiados como que somos impacientes,y no se dan cuenta que la tardanza supone un año de "abandono" en una niña.¡Animos y un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo más grave, Marina, tú lo has dicho... que esa maldita tardanza es el motivo por el cual mi pequeña llevará el mes que viene un año en un orfanato habiendo sido asignada hace tantos, tantísimos meses...
      Besitos y gracias.

      Eliminar
  7. Estefanía, demasiada paciencia has tenido, es normal que te sientas así, es que no se puede entender que tu pequeña pase sin su familia ni un día más.
    Como te dicen las chicas, llama a la Ecai, si quieres hacemos turnos y les llamamos cada cinco minutospara que entiendan que tienen presionar, que ellos son los responsables de velar por tu hija,
    Deseo de todo corazón que muy pronto al fin se solucione y puedas estar con tu niña y lo recuerdes como algo lejano.
    un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que nos reímos ayer con tu idea... jejeje, la de hacer turnos y llamar cada cinco minutos a la ECAI. No estaría mal, no. A lo mejor por pesadas...
      Gracias por tus deseos y un beso muy fuerte.

      Eliminar
  8. Tu rabia es normal y estás en todo tu derecho de preguntar y llamar cuantas veces consideres necesarias, que hagan las gestiones que tienen que hacer las personas que están allí y se informen bien de qué es lo que está ocurriendo. Demasiada paciencia estais teniendo después de tantos meses de espera. Si verdaderamente su prioridad es velar por el bienestar del menor ¿qué están haciendo? no hay mejor lugar para la niña que estar ya aquí, en casa con su familia.
    Animo, deseo que todo se solucione lo antes posible.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, eso sería lo que debería primar, por encima de todo, el bienestar del menor, independientemente de plazos, de burocracia y de todo. Y lo que digo de coger la maleta y plantarme en Addis no es un impulso, es que hasta he llegado a planteármelo...
      Gracias, Toñi. Un beso.

      Eliminar
  9. Hola Estefania, entiendo tu rabia y tu sufrimiento. Y te entiendo cuando dices que ya no es por ti, es por tu niña. En cuanto le pones carita y nombre a tu hij@ la espera se hace INSOPORTABLE. Llama cada día o cada 5 minutos a la ECAI, estás en tu derecho.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maro, cierto es. Cuando se le pone cara y nombre al pequeño o a la pequeña, la cosa cambia. Y entonces todo se hace mucho más duro, más lento y si encima se trata de tantos meses... imagínate.
      Me estáis animando. Creo que voy a tener que llamar de nuevo.
      Besos.

      Eliminar

Deja tu comentario. Me hace ilusión saber que estuviste aquí. Gracias.