Translate

miércoles, 31 de octubre de 2012

¡¡¡FECHASSSSS DE JUICIOSSSSS!!! NI YO ME LO CREO...

Tenía que hacerlo. Sí, tenía que hacerlo. Si antes me retiro, antes vuelvo.
Ya os echaba mucho de menos, no voy a negarlo, pero...
¡¡¡Tengo fechas!!!
Habían pasado poco más de dos horas desde que publiqué la entrada y sonó el teléfono.
Himno de Andalucía. En la pantallita: ECAI.
A estas horas suelo estar sola en mi despacho pero mi marido trabaja esta tarde y se había acercado.
Justo esta mañana le había dicho que no volvía a coger el teléfono el día que llamasen de la ECAI, que lo hiciera él, que no me apetecía. -"¿Y si yo no estoy?". -"Pues que llamen al tuyo. Y si no te localizan, que lo intenten más tarde".
Así lo hice. Mi teléfono sonando y yo diciéndole que no lo cogía, que si quería lo hiciese él.
No le quedó otra.
Los minutos que estuvo hablando se mi hicieron eternos y me eché a llorar.
No me había enterado de nada porque mi señor esposo es tan parco en palabras que cuesta deducir qué le están diciendo al otro lado o en qué sentido se está desarrollando la conversación.
No me ando yo tampoco con más rodeos.
Pensé no decir nada hasta que se hubiese celebrado el primer juicio y volver con, si Dios quiere, la noticia del positivo pero, como he dicho en el grupo, no quiero ni puedo mantenerlo en secreto tanto tiempo ni os lo merecéis. Ya que habéis vivido todo este largo proceso conmigo, ¿por qué no haceros partícipes de mi felicidad? Aunque, la verdad, me he quedado en estado shock. Me siento rara, como en una nube. Es una sensación muy extraña, como si no hubiese acabado de asimilar lo que ha ocurrido...
En Etiopía no es fiesta mañana y, por tanto, no hacen puente. El primer juicio será el viernes día 2 de noviembre. Y, si todo sale bien, confiemos en que así sea porque ya no sé si soportaré más contratiempos, tenemos señalada la segunda vista para el lunes día 12. Claro que hay que tener en cuenta el famoso papel del MOWA, que tiene que estar antes de ese segundo juicio. En caso contrario, este se retrasaría. Pero... ahí está el planteamiento. Si las cosas salen como, de una vez por todas, tienen que salir, a finales de la próxima semana estaré volando a Etiopía y ¡¡¡con mi nenita!!! No me lo puedo creer.
En el momento en que reaccione habrá inundaciones. Y ya sabéis la causa. Ahora estoy bloqueada.

RETIRADA TEMPORAL

Tal como dice el título de esta entrada, me retiro. Aunque sólo de manera temporal.
Me encanta escribir aquí y, más aún, leer vuestros comentarios. No sabéis cuánto me han ayudado durante este tiempo. Sin ellos, a buen seguro, no hubiese aguantado tanto con tamaña entereza. Y dicen, con lo que estoy de acuerdo, que "de bien nacidos es ser agradecido". Así que no voy a desaparecer, ni muchísimo menos. Quiero seguir formando parte de, como habéis tenido la magnífica idea de llamarla, "la familia bloguera". 
Pero este vaivén me está haciendo daño.
Un día, de pronto y después de un tortuoso camino en el que no sabes lo que está pasando pero sí que las cosas no están saliendo como esperabas, ves la luz al final del túnel. De pronto, se apaga. Vuelven a encenderla otra vez pero es sólo una ilusión. Y así reiteradamente...
No puedo revolcarme en el fango.
He estado pensando mucho y recordando historias parecidas. La mayoría, por no decir todas, con final feliz.  Y ahora mismo estoy pensando en una compañera que casi llegó al límite y que optó por no hablar más del tema. Suerte que su barco llegó, tras muchas zozobras, a buen puerto.
Deseo volver pronto. Será señal de que las cosas se han solucionado. Pero, mientras tanto, necesito intentar relajarme y prepararme debidamente para el momento que desde hace ya casi nueve meses ansío.
Os doy las gracias y os dejo con un "hasta luego" y un proverbio árabe que cuelga en una de las paredes de mi casa y que encierra muchas verdades.
Espero reincorporarme y teclear muy pronto atropellada por la emoción con la intención de contagiaros esa enorme dicha que está por llegar. Un abrazo enorme.

lunes, 29 de octubre de 2012

TIC-TAC, TIC-TAC...

Se me va a salir el corazón del pecho. Os lo juro.
Es posible que esta tarde o mañana me den noticias...
No he podido esperar más. He vuelto a llamar a la ECAI hace unos minutos.
El registro dice que hay contracciones. Estoy casi de parto.
Sólo he dicho: -"Buenos días. Soy Estefanía. Imagino que no podrás decirme nada...".
El tono de mi interlocutor dejada adivinar entusiasmo. La respuesta al otro lado: -"Sí, puedo decirte... Lo que pasa es que ya sabes cómo funcionan las comunicaciones y... se ha cortado la llamada. Me lo tienen que comunicar oficialmente. En cuanto lo tenga, te llamo. Esta tarde o mañana te aviso con lo que sea".
Yo: -"O sea, que me voy a poder tomar un ron con cola para brindar...".
Él se reía: -"Eso espero. Yo te llamo hoy mismo o mañana, en el mismo momento en que la comunicación sea oficial".

Eso mismo os digo yo a vosotros. En cuanto sepa algo, os lo cuelgo. Voy a mil. No sé si reírme o llorar. 
¡Con lo poco que me cuesta escribir y... no me surgen más ideas! Pero creo que es suficiente con esto. Me llevan al paritorio, creo. O a lo mejor no y es el efecto de la anestesia... Ya os contaré.
Gracias a todos. 

domingo, 28 de octubre de 2012

ENFADADA, INCREDULA, HASTIADA

No estoy triste ni deprimida. Tampoco he perdido la ilusión ni las esperanzas. No puedo hacerlo. Por ella, por mi pequeña. Estoy enojada, enfadada. Estoy que muerdo. ¡Y con unas ganas de descargar mi ira contra quien se lo merezca...!
Antes se trataba de aquel documento que no llegaba, el que -según me explicaron después de varios meses de espera- tenía que emitir el juzgado de Lalibela y se demoraba. 
Pues bien, si el documento ya está en la Corte, si ya se han celebrado varios juicios -información de primera mano totalmente fidedigna-, ¿cuál es ahora el problema? 
Dicen que es cuestión de días, que sólo se trata de que la jueza organice su agenda y señalen la vista. Pero, si ha encontrado hueco para otros juicios, ¿por qué no para el nuestro, teniendo en cuenta el largo tiempo transcurrido y todas las dificultades que, al parecer, se han vencido?
Yo no sé ya qué ni a quién/quiénes creer. Sinceramente. Me encuentro en un estado de total y absoluta incredulidad y nada habrá que logre cambiar mi actitud en tanto en cuanto no se resuelva esta situación surrealista.
Llegados a este punto, me da igual que me llamen pesada, que piensen que he perdido la razón (que a lo mejor, porque esto es de locos) pero debo estar convirtiéndome en la pesadilla de la ECAI. No tengo el teléfono del juzgado de Addis ni la dirección de correo electrónico de la jueza, así que no me queda más alternativa que recurrir a ellos que son el puente que nos une, ¿no? Sin embargo, sus respuestas me parecen ambigüas y poco objetivas. Y que conste que he dicho que "me parecen", no que lo sean. Pero, en el punto en que nos encontramos, necesito más y mañana es tarde.
Tengo ganas de gritar a los cuatro vientos lo que pienso y lo que deduzco de todo esto pero me voy a reprimir -aunque no es mi estilo- por temor a precipitarme, a excederme y a que mis conclusiones sean infundadas.
Ya falta menos para estar con mi niña y puede que la alegría al avanzar el proceso, más aún al abrazarla, me hagan olvidar todo esto, no lo sé, pero no voy a negar que, en este instante, cogería una maleta, cuatro cosas, y me plantaría en la puerta de la Corte con una pancarta y -con frío, con calor, lloviese o tronase- no me movería de allí mientras no celebrasen mi juicio y me dejasen marchar con mi pequeña.

martes, 23 de octubre de 2012

8 MESES DESDE LA ASIGNACION

Hoy se cumplen ocho meses desde la asignación de mi pequeña. Fue el pasado 23 de febrero.

Aún no sé cuándo viajaremos por ella pero confío en que será muy pronto.

Ayer, al menos, tuvimos una buena noticia. Aquel documento por el cual se suspendió el primer juicio, del que la jueza solicitaba el original, está ya en la Corte, en Addis Abeba. Así que ya no hay excusas que valgan. Todo depende de un calendario, de una agenda. Si Su Señoría lo tiene a bien -o los funcionarios que se encarguen de ello- pueden señalar la vista en cualquier momento.
Mi teléfono es un apéndice de mí, o yo de él. No nos separamos ni un instante. Pero aún no ha sonado. Estoy deseando oír el Himno de Andalucía, que es el sonido que le tengo puesto, y ver en la pantalla la palabra ECAI. Y escuchar al otro lado a uno de los miembros de la entidad comunicarme los días de juicio.

La demora no puede durar mucho ya.

Hoy hace un día precioso de otoño. Luce el sol y ya el termómetro marca casi 22 grados. Es un momento idóneo para recibir esas buenas noticias que deseamos. El contexto es perfecto. Se dan todas las circunstancias, las mejores, y estoy feliz porque hemos dado un paso de gigante en este proceso. Que suene ya, que me cuadro y canto el Himno como que me llamo Estefanía...

lunes, 22 de octubre de 2012

NUEVA SEMANA, NUEVAS ESPERANZAS

Creo que es una de las palabras que más he utilizado a lo largo del medio centenar de entradas que he publicado en este blog. A fin de cuentas, ¿qué sería de este mundo sin esperanza, sin fe... Y no me malinterpreten. No estoy hablando únicamente de la fe tal cual se entiende en términos religiosos. Cada cual es muy libre de ser ateo, agnóstico o creyente en una u otra religión.

En mi caso, y no tengo inconveniente en confesarlo, soy creyente, católica. Pero respeto cualquier otra postura al respecto. Al igual que, hace unos años, estuve inmersa en política y siempre -antes, durante y después- profesé el máximo respeto a los militantes y simpatizantes del resto de ideologías, por muy diferentes que fuesen a la mía. Porque, por encima de todo, creo en la libertad y en los derechos individuales.

Pero hoy hablo de otro tipo de fe, de la fe en el mañana, en que los ríos desembocan en otro río, en un lago o en el mar. 

Tengo mis esperanzas puestas en el momento en que llegue el anuncio del viaje a Etiopía, en mi llegada a la tierra que vio nacer a mi hijita, en el tacto de su piel y en el instante en que pueda perderme en el brillante río de sus ojos.


En estos momentos me siento como el funambulista que camina sobre la cuerda floja pero con equilibrio, seguridad y destreza. La atravesaré y llegaré al otro lado.

He empezado la semana con una gran dosis de ilusión y con los cinco sentidos puestos en la noticia que espero que se produzca de un momento a otro. La mañana de hoy casi, casi ha pasado sin que sepa nada. Pero no debe faltar mucho. 

Un empujoncito más y llegará...

jueves, 18 de octubre de 2012

UN POQUITO MAS DE ESPERA...

Menos mal que, como comentaba ayer, tengo paciencia para dar y regalar. Vamos, si alguien necesita, le puedo hacer llegar una porción de la que me sobra...

Alrededor de las once de la mañana de hoy, mientras hablaba desde el teléfono fijo con mi amiga T., natural de una localidad de la provincia de Cádiz y vecina de otra, madre de dos preciosas niñas (una de ellas china y otra etíope que lleva en casa sólo unos meses), sonó mi móvil y apareció en la pantalla la palabra ECAI. Colgué precipitadamente y ambas pensamos que podía haberse dado una bendita coincidencia, pues justo en el momento en que a ella la llamaron para darle fechas de juicios estaba enviándome un correo electrónico...

No ha sido así. El juicio fue suspendido. Aquel famoso documento que tenían que emitir desde el juzgado de Lalibela y que ha ralentizado tantísimo el proceso ya está listo pero lo que llegó a la Corte de Addis fue la notificación de que el mismo estaba, no el documento en sí, que es lo que la jueza necesita para celebrar el juicio.

Parece que es cuestión de días. Al menos hemos avanzado un largo trecho del camino y se ha salvado un enorme obstáculo. Por los plazos de que me han hablado, calculo que la semana que viene tendremos, nuevamente, fecha/s de juicio/s, porque no sé si esta vez sólo me darán la del primero o, como en otros casos, ambas.

Sentí, primeramente, un poco de desilusión pero enseguida, al saber que, cuando menos, la principal trabaja había dejado de existir, me vine arriba y estoy tranquila. Tal vez algo me decía que no me precipitase y me lanzase a preparar las cosas para el viaje.

Ahora sí. Voy a comenzar con los preparativos para hacerlo, ya que se me da esa oportunidad por esta circunstancia, con más tiempo y, por tanto, de forma más relajada.

¡Ay!, no es casualidad que el nombre etíope de mi pequeña "Mestir" signifique en castellano "misterio, enigma".

¿A que esto es como una larga serie por capítulos? Mejor, diría yo, como un culebrón, de esos cuyo final vaticinas pero en el que, antes de llegar al desenlace, los personajes pasan por un sinfín de "aventuras y desventuras". Por algo será. 

Muy pronto, la próxima entrega...

LA PACIENCIA ES MI VIRTUD

Recuerdo que, de adolescente,-en esa época en la que casi todos consultamos los horóscopos, me regalaron un pergamino del mío (Tauro) en el que describían sus principales características. Aquel cuadro estuvo, a posteriori, tanto tiempo colgado en mi despacho, en la redacción de la emisora de radio en la que trabajé ¡¡¡17 años!!!, que me lo aprendí casi de memoria. Las tres "cualidades" que señalaba era: "Paciente, perseverante y sensual". De la última mejor no digo nada, jajaja, que sean otros, que no me corresponde. De las otras dos, si bien creo que es pura coincidencia, puedo decir que voy bien servida. A perseverante (algunos lo llaman constancia, otros terquedaz, tal vez cabezonería) no hay quien me gane. En cuanto a lo de la paciencia... sobran las explicaciones, ¿no? Creo que queda requeteconfirmado. Y no es que la haya desarrollado a raíz de este proceso, no, siempre he sido como el santo Job. Aparte de que la vida me ha puesto ya muchas y muy duras pruebas. Todas superadas, ¡eh?, así que esta ¡no iba a ser menos! Pero bueno, aquí me tienen. He tenido que esperar casi 8 meses (faltaba una semana para que se cumplieran) para tener fecha de juicio. Me dan sólo la primera y de un día para otro (ayer por la mañana para hoy). Me llevo todo el día esperando que suene el teléfono y lo hace a las tres menos cinco de la tarde, cuando me llamaron de la ECAI para decirme que no me preocupara, que no ocurría nada, sólo que no tenían noticias... Que las comunicaciones con Etiopía fallan a menudo y me ha tocado ¡otra vez!. Según me comentaron, había sido imposible contactar con los representantes en Addis para conocer el resultado del juicio. Me dijeron que si lo lograban a lo largo de la tarde, me llamarían para comunicármelo y, en caso de que no fuese así, mañana jueves (ya hoy porque pasan unos minutos de la medianoche). Y la llamada no se produjo. Finalizó el día sin saber qué ha pasado, sin saber cuándo -en caso de que haya sido positivo- se celebrará el segundo juicio y, por tanto, cuándo viajaremos.
Presumiblemente, todo será precipitado. Al parecer, los segundos juicios son inmediatos, se llevan a cabo a los pocos días del primero. Así que me veo haciendo las maletas a todo gas, ¡con lo lentita que soy...! No, no tengo aún nada preparado. Como decimos por mi tierra, me da "yuyu". Antes quiero que me confirmen que viajo y en qué fecha. Amiga Marina, te robo -bueno, te tomo prestado- tu tarro de la paciencia. Tendrá mucha capacidad, ¿no? Si no, tanta no cabría... Mañana será otro día. Probablemente, un gran día. Aquí nos encontraremos. Buenas noches y gracias por tantas muestras de cariño.

martes, 16 de octubre de 2012

FECHA DE JUICIO-FELICIDAD, LAGRIMAS, NERVIOS...

Mis queridas amigas, mis queridos amigos... ayer decía que esperaba muy pronto escribir muy pronto una nueva entrada cargada de emoción y entre lágrimas... Y... HA LLEGADO ESE DÍA. Al fin, ¡TENEMOS FECHA DE JUICIO! Estoy tan nerviosa aún que no podré cuidar mucho la redacción pero creo que, en estos momentos, es lo de menos. A ratos, las lágrimas de alegría nublan mis ojos y... ¿qué voy a contaros que no sepáis u os imaginéis...? Sé que os hacéis cargo y sabéis cómo me siento. Eran las 08 h. y 56 m. de la mañana de hoy, martes 16 de octubre, y conducía mi coche camino del colegio para llevar a mi hijo, que está en 3º de infantil. Tiene 5 añitos recién cumplidos. Ya os conté que esperaba y deseaba que octubre fuese un buen mes, que en octubre había nacido mi pequeño... Sonó el teléfono móvil, que estaba dentro de mi bolso. Por mi trabajo, siempre llevo el teléfono cerca y encendido pero, no sé por qué razón, desde hace unas semanas, el manos libres del coche no funciona, así que, como una es muy precavida, si suena mientras voy conduciendo no lo cojo. Cuando aparco, devuelvo la llamada. Pero hoy no pude resistir la tentación. Algo me dijo que tenía que atender esa llamada. Rápidamente, mientras miraba el reloj porque el colegio cierra a las nueve y diez, me eché al arcén y rebusqué dentro del bolso para mirar quién llamaba. Pensé: -"¿Y si es de la ECAI?". Y, efectivamente, mis sospechas se confirmaron. En la pantalla brillaba como una luz la palabra mágica "ECAI". Descolgué, aun a costa de que el peque perdiese el colegio... Y Antonio, uno de los empleados de la entidad, al otro lado del teléfono, me daba los buenos días y me decía que tenía noticias... No quise hacerme ilusiones. Han sido casi ocho meses de espera desde la asignación y ya, a estas alturas, pensaba que podía suceder cualquier cosa. Pero Antonio continuó: -"Tenéis ya la fecha del primer juicio. Es mañana". No lloré. No podía reaccionar. Sólo presté atención a lo que Antonio añadía. -"¿Mañana?". -"Sí, mañana. Me comunicaron la fecha ayer a última hora, por eso lo dejé para hoy. Era tarde. Y ya sabéis lo que ese significa. Ya sabéis cómo funcionan las cosas ahora...". -"Sí, que tenemos que estar preparados...". -"Efectivamente, igual mañana, si todo va bien, os puedo decir la fecha del segundo juicio y del viaje. Pero puede ser que tengáis que viajar en dos o tres días". -"¡Como si me dices que me tengo que ir a Etiopía ahora mismo con lo puesto". -"Bueno, siento haberos llamado de manera tan precipitada...".
Concluyó la llamada... Sólo me salió decir: -"Da igual. Antonio... que te voy a comer. Que te como. Que me has hecho hoy la mujer más feliz del mundo". Antonio estará riéndose aún. Lo contaría a su compañero. Le diría que esa mujer es una caníbal y que le ha dicho que se lo va a comer, que él no la recibe. Jajaja... Es que me salió así. Y yo, normalmente, no hablo con la cabeza sino con el corazón y soy de impulsos y de sentimientos, nada visceral, todo temperamento. Lo que siento, lo digo. No puedo negar que eso no me ha acarreado algún que otro problema pero me siento orgullosa de ser así. No tengo vueltas. Siempre he sido y soy yo misma, sin dobleces, tanto cuando he estado muy abajo como cuando, por circunstancias, he ocupado puestos importantes, de responsabilidad, y me he situado muy arriba. Hoy he llorado de alegría. He llorado mucho, muchísimo. Y lo que me queda... Pero ni puedo ni quiero ocultar mis sentimientos. ¡He esperado tanto este momento! Mañana será un día muy, muy importante. Y confío en que todo va a salir bien. Pero hay otra cosa que me ha hecho llorar. Muchas veces he tenido intención de decirlo y ya le dedicaré más tiempo, cuando esté más tranquila, más relajada pero es el momento de expresarlo. Muchos de vosotros, de los que me leéis, habéis sido la causa. Una de las cosas más bellas de este largo, tortuoso y a la vez maravilloso proceso de la adopción, ha sido la gente maravillosa que he encontrado en mi camino. Algunos seguís este blog. Otros ni siquiera saben de su existencia. Pero todos habéis estado conmigo. A algunas de esas personas grandes de corazón he tenido oportunidad de conocerlas personalmente, con otras sólo he mantenido conversaciones telefónicas. Hay algunas con las que he intercambiado mensajes vía mail, wathsapp, sms, facebook... De algunas conozco su rostro por fotografías, su nombre, de otras sólo su nick. Pero, sea como sea, hay ¡tanta gente a la que ya considero parte de mi vida! Sois mis amigos, mis amigas, parte de mi vida. La emoción me embarga y esto agotada pero quiero concluir con tres palabras antes de, si puedo, irme a descansar, con el deseo de poder escribir una nueva entrada mañana con una nueva buena noticia, la del positivo y la fecha de viaje. GRACIAS. OS QUIERO.

lunes, 15 de octubre de 2012

CORAZON HERIDO

Después de un largo fin de semana, debido al puente de la Hispanidad, comienza una nueva semana, estrenamos la segunda quincena de octubre y... dentro de unos días se cumplirán ocho meses desde la asignación de mi pequeña Mestir. ¿Quién nos iba a decir, aquel 23 de febrero, que pasaría la Semana Santa, mi cumpleaños, la Feria de mi pueblo, el verano, el cumpleaños de mi hijo, un mes del comienzo del otoño... y que aún no estaría mi niña en casa? Todos nuestros "compañeros de fechas", aquellos a los que asignaron en fechas cercanas -un poco antes o un poco después-, incluso los asignados meses más tarde, han viajado ya a Addis y tienen a sus retoñitos en casa. Sin embargo, nosotros seguimos aún sin saber siquiera cuándo haremos el viaje más importante de nuestras vidas. Ni que decir tiene que no pierdo la esperanza y que aguardo ese día con alegría y con ilusión, pero ¡se hace tanto de rogar! La espera se prolonga más, mucho más de lo previsto y hay momentos en los que me siento abatida. Es inevitable.
El embarazo de mi hijo fue complicado y se me hizo eterno; el parto resultó largo y doloroso y acabó en cesárea. Esta gestación ¡está durando tanto!. Y el alumbramiento, ¡está siendo tan duro...! En aquella ocasión me hicieron una herida en la tripita que tardó en curar. Esta vez tengo una profunda herida en el corazón que tendré que cuidar mucho para que sane. Sin duda, ambas me dejarán cicatrices, aunque habrá merecido la pena.

jueves, 11 de octubre de 2012

¡¡¡ABRIÓ LA CORTE!!!

Esperaba la noticia con ilusión y hoy, al fin, poco después de las ocho y media de la mañana he recibido correo de la ECAI con la noticia de que, efectivamente, se les había comunicado oficialmente la apertura de la Corte de Addis Abeba el pasado lunes 8 de octubre. Ante la falta de respuesta a mi mensaje del viernes, aun a costa de resultar insistente, ayer les escribí de nuevo comentándoles lo que se hablaba por ahí con respecto al tema y pidiéndoles que me tuviesen al tanto. Hoy me han respondido tempranito y el contenido de ese mail es más que alentador. Si bien no hay más noticias que la apertura de la Corte, ha sido suficiente para alegrarme la jornada. Añadían en su comunicado que, además de la Corte de Addis Abeba, han abierto los tribunales provinciales. Algo importantísimo para aquellos casos, como el nuestro, en el que las fechas dependan de algún documento que tenga que ser emitido por dichos juzgados (en el mío por el de Lalibela). Aún no se ha recibido ninguna fecha de juicio pero ya están trabajando. Eso es lo que deseaba y necesitaba saber.
Comenzará de nuevo a acelerarse el corazón cada vez que suene un teléfono, ¿verdad? Los sentimientos están a flor de piel. Hoy no voy a redactar una larga entrada ni a adornarla con florituras. Lo importante, en esta ocasión, está dicho. Y de eso era de lo que se trataba. ¿No sentís como mariposillas en el estómago y que se os acelera el pulso? Yo sí.

martes, 9 de octubre de 2012

LA MEDIACION, UNA VIA ALTERNATIVA

Estoy pensando abrir un nuevo blog sobre Mediación Familiar, por supuesto, sin abandonar este sino de forma paralela. Y, ¿qué tiene que ver eso con lo que se habla por aquí? Mucho. Como algunos saben, mi profesión es la de abogada pero, posteriormente, hice Experto en Mediación Familiar. Ambas cosas son compatibles entre sí y decidí acceder a la profesión de mediadora por ser una actividad que, si bien en muchas ocasiones resulta dura, proporciona un trato mucho más cercano e interactivo con las personas y no pocas satisfacciones cuando la mediación llega a buen fin. Sobre Derecho ya hay mucha literatura y estupendos profesionales que ofrecen asesoramiento a través de Internet. Y, en lo relativo a adopciones, no hay mucho de que hablar y las cuestiones están relacionadas con otros temas como incumplimientos contractuales, custodia de menores o similares. Sin embargo, creo que el de la Mediación es un mundo aún desconocido para muchos, del que no se tienen demasiadas referencias y una opción interesante cuando se producen desacuerdos. En Mediación Familiar, en contra de la creencia más extendida, no sólo se abordan casos de separaciones o divorcios, custodia o régimen de visita de los menores, reparto de bienes, fijación de pensiones... La Mediación también se puede llevar a cabo cuando surgen desequilibrios entre los intereses de miembros de una familia unidos por otros vínculos. Por citar algunos ejemplos, caso de hermanos que comparten un mismo negocio, responsabilidades a la hora de hacerse cargo de un mayor, etc. O también entre compañeros de trabajo, escolares, vecinos. En la cuestión de padres e hijos, que es quizás la que más nos preocupa en este rinconcito, la Mediación ha logrado -cuando ha sido fructífera, claro está- resolver conflictos intergeneracionales tan comunes como los desacuerdos en las normas que, generalmente, son consideradas demasiado rígidas por los hijos o jóvenes que no encuentran su rumbo. Esto, lógicamente, es aplicable a las relaciones paternofiliales en general, independientemente de que se trate de padres adoptantes/hijos adoptivos o de padres/hijos biológicos. Pero centrándonos específicamente en la cuestión de la adopción, es posible someterse a la mediación antes, durante y después del proceso. Si bien todos somos conscientes de que debemos llevar las riendas de nuestras propias vidas, es normal que en muchos casos aparezcan figuras de terceros a los que, por razones obvias y aunque sus opiniones no vayan a cambiar nuestras decisiones, no queramos excluir para siempre de nuestras existencias. Y no se trata de doblegar a nadie sino de acercar posturas mediante la comprensión y el razonamiento. En ese sentido, les puedo asegurar que posiciones que parecían separadas por barreras infranqueables han encontrado un punto de acercamiento satisfactorio para todos, algo que, originariamente, parecía imposible.
Es el caso de padres o hermanos -futuros abuelos y tíos- que no lograban comprender y/o aceptar la decisión de sus hijos/hermanos de adoptar. Y ya por no extenderme demasiado, citar brevemente la intervención post adoptiva, uno de cuyos momentos más solicitados es aquel en el que el hijo adoptivo se interesa por sus orígenes y desea emprender el camino de la búsqueda. En ese punto, hay muchos padres adoptivos que no reciben de buen grado la noticia, casi siempre por el temor a "perder" a sus hijos, a que estos dejen de verles como sus padres, a que ya no les quieran como antes. Y muchas personas adoptadas tienen miedo de comunicar su decisión a sus padres ante la idea de ofenderles y hacerles daño. Por ambas partes, en más de una ocasión, se ha propuesto una mediación que condujera a un camino aceptado por todos. También hay personas adoptadas que, una vez que han dado con su familia biológica, requieren la mediación como vía de acercamiento -o incluso de previo tanteo- de esta. De cualquier modo y en cualquiera de las situaciones, la Mediación supone una vía alternativa que, en general, suele resultar menos traumática ante los diferentes conflictos que pueden aparecer en el seno de las familias en particular, ya sean biológicas o adoptivas, y en las relaciones interpersonales en general.

jueves, 4 de octubre de 2012

UNA PRECIOSA CANCIÓN

Una "compañera de viaje" en este proceso me ha hecho este precioso regalo y quiero, con su permiso, compartirlo con vosotros. Gracias, Esther.




lunes, 1 de octubre de 2012

OCTUBRE, COLOR ESPERANZA

Hoy empieza un nuevo mes, octubre. En mi ciudad, sube la temperatura (casi 25ºC cuando son poco más de las once de la mañana), luce el sol y se reaviva la esperanza. Sé que aún no hay fecha de apertura de la Corte, que todo está parado (asignaciones, juicios, viajes...), pero nos movemos en el tiempo y, sin duda alguna, nos acercamos hacia el punto de encuentro. Todos, todas, indiscutiblemente. Hoy, para estrenar el mes, he llamado a la ECAI. Me han dicho que en el tablón de la Corte no hay anunciada aún fecha de apertura de la misma, que lo que circula por ahí son sólo rumores. Que si el día 5, que si el día 11... pero que no hay nada oficial. Y añaden que no sólo es la Corte de Addis la que se encuentra fuera de servicio sino también los diferentes juzgados provinciales, por lo que todos los trámites están en punto muerto. En esas circunstancias, no hay movimiento de documentos, no hay fecha de juicios y tampoco hay asignaciones. Dicen, cuentan, que hay bastantes preasignaciones "preparadas" pero las familias no tendrán noticias de ellas mientras la maquinaria no comience a funcionar nuevamente en Etiopía. Antes de comunicarlas, lo cual me parece lógico, son necesarios una serie de documentos que deben emitir las autoridades correspondientes y, una vez todo esté listo, podrán llegar a sus destinatarios. No deben faltar muchos días. Estoy segura de ello. Y, en breve, antes de que queramos darnos cuentas, volveremos a hablar de asignaciones. ¡Me alegro tanto por algunas personas a las que, sin conocer personalmente, tengo en gran estima y sé cuánto ansían ese momento! Algunas de ellas, sin que nos hayamos visto, son ya mis amigas y disfrutaré de ese momento inolvidable casi tanto como ellas. Vosotras/os sabéis en quiénes estoy pensando.
Y, muy pronto también, empezarán a sonar los teléfonos y nuestros-as compañeros-as de viaje nos darán noticia de sus fechas de juicio. Y empezarán los nervios ante la espera del "positivo" del primero de ellos y luego del famoso documento del MOWA y, casi inmediatamente, con los preparativos del viaje. Y, lo más importante de todo, el corazón se acelerará cuando se acerque el momento del encuentro. Vamos a coger fuerzas, ¿de acuerdo? La dinámica está a punto de reanudarse. Vamos a unir todos mentalmente nuestras manos y vamos a cargarnos de energía positiva y buenas vibraciones.