Translate

martes, 15 de mayo de 2012

VIAJE VIRTUAL AL AMANAYA, ADDIS ABEBA

Ha sido como si estuviese allí.
Esta mañana lo conseguí.
Tengo una amiga, otra mamá adoptante de una pequeña etíope, que en estos momentos se encuentra en Addis, adonde ha ido por su niña. ¡Más bonita que es...! Otra inquieta, vivaracha. Si va a ser verdad... A este paso, no voy a tener uno que me de tregua. Después del torbellino de mi hijo, que a sus cuatro años y medio sigue siendo un diablillo, confiaba en que el/la siguiente compensara, pero no, me temo que no va a ser así. En fin, será como tenga que ser. Ya está.
Como decía, esta mañana, gracias a los avances tecnológicos, en concreto a la magia del Skype (buen invento), coincidimos. Estuvimos un ratito hablando y conocí a su hija que, por cierto, no paraba. ¡Qué gracia me hizo cuando empezó a dar cucharadas del yogur que se estaba comiendo a su mamá...! ¡No vamos a ser siempre nosotras las que nos preocupemos por la alimentación de nuestros hijos! Jajaja.
Y mi amiga tuvo la brillante idea de coger su portátil y pasearlo por las habitaciones del hotel que ocupan para que lo viese en directo. ¡Qué extraña y agradable sensación!
En realidad, no me pareció un hotel. Es como si se tratara de una casa. Estancias sencillas pero acogedoras. Un dormitorio con cama de matrimonio y cunita al lado, un cuarto de baño con lavabo, baño y wc, un pequeño salón y una cocina, pequeñita pero con lo necesario.
La conexión funcionaba perfectamente. Las oía y las veía con total claridad. Sin problemas, sin interferencias ni nada por el estilo.
Por supuesto, la información y sus consejos me van a venir de maravilla. ¡Es como si ya hubiese estado allí!
Y, lo mejor de todo, sus caritas de paz y felicidad. Enhorabuena, cariño, estoy deseando tomarte el relevo.

2 comentarios:

Deja tu comentario. Me hace ilusión saber que estuviste aquí. Gracias.