Translate

lunes, 26 de marzo de 2012

TODO OCURRE POR ALGO

Siempre he pensado que en la vida todo tiene sentido. Incluso aquello que, en un primer momento, puede parecernos un contratiempo, ocurre por algo.

Hoy he intentado recordar cuándo nacieron en mí los deseos de ser madre adoptiva pero no lo logro. Hace demasiado tiempo. Yo creo que desde siempre. Y, además, siempre quise ser mamá en Etiopía. Tal vez desde la adolescencia e incluso antes. Mi memoria a largo plazo no da para más. No puedo marcar el momento exacto.

Sin embargo, cuando obtuvimos la idoneidad, no había posibilidades de adoptar en Etiopía, si bien en las charlas de preparación con psicólogos y trabajadores sociales (de una empresa subcontratada por la Junta de Andalucía) ya manifesté mi intención de adoptar en Etiopía o, si no era posible, en algún otro país del cuerno de África.

Con el certificado de idoneidad en la mano, removí cielo y tierra para tramitar donde siempre había deseado pero no había modo. Pensé que no tenía que ser así y que debía buscar en otros destinos porque mi hijo o mi hija me esperaba en algún lugar que ni siquiera había imaginado, aunque mantuve la esperanza...

Fue un camino tortuoso y complicado. Apenas había opciones... La oferta era de por sí escasa y a ello se sumaban los requisitos exigidos por los países en los que era posible tramitar una adopción en aquel momento. En unos, requerían certificado de esterilidad (por lo que, directamente, me veía obligada a descartarlos), en otros, no aceptaban que se tuviesen hijos biológicos (otro impedimento más)...

Finalmente, di con un país para el que, en principio, cumplíamos todos los requisitos, Filipinas. Hablé con una ECAI, aceptaron y empecé a hacerme a la idea de que sería allí. Pero las cosas no fueron tan sencillas. Ni siquiera tuve oportunidad de empezar a gestionar la documentación que pedían porque, días más tarde, me llamaron diciendo que dejaban nuestro expediente en espera... Pronto saldría una nueva normativa en Filipinas y, mientras tanto, no aceptarían expedientes para nuestro tramo de edad. Fueron meses de consultas diarias a la página web de la Junta, de periódicas llamadas a la ECAI, para saber si había alguna nueva noticia. Finalmente, nos aconsejaron que eligiese otro país... En la nueva normativa emitida había una novedad que me afectada directamente, una lista de enfermedades que, si padecías o habías padecido, te impedían adoptar en ese país. Entre ellas, cáncer.

Es paradójico, algo en lo que habitualmente no pienso, algo que dejé muy atrás, de lo que estaba completamente curada, que no me había dejado ninguna secuela, que no había sido impedimento para ser madre biológica, no me permitía adoptar ni en Filipinas ni en muchos otros países...

Recomencé la búsqueda de país... Nada. Uno u otro motivo (la enfermedad que padecí o ser fértil) me alejaban de la adopción.

Y volví a pensar en Etiopía... Así, supe que había una ECAI en Madrid -Mundiadopta- que, según me habían comentado, estaba acreditada en Etiopía, aceptaba expedientes de otras Comunidades Autónomas y funcionaba bien. Hablé con ellos, acordé una fecha para asistir a una charla informativa previa obligatoria y viajé sola a Madrid en la mañana del 30 de diciembre de 2009. Aún recuerdo cómo llovía en Madrid aquel día.

Allí no hubo problema alguno. A los asistentes, nos dejaron bien claritos todos los pormenores de la adopción en Etiopía, el trato fue excelente y volví el último día del año 2009 cargada de ilusiones nuevamente y dispuesta a preparar la cena de Fin de Año para mi familia que, esa noche, cenaba en mi casa...

Pasadas las fiestas navideñas, solicité el traslado de nuestro expediente a la CA de Madrid y, poco después, nueva llamada desalentadora... Madrid no aceptaba expedientes de otras Comunidades...

Otra vez a mirar, a buscar, cada vez con menos esperanzas... No había por dónde encauzar la adopción... Hasta que se hizo la luz. Llamada de la Junta de Andalucía. Una nueva ECAI había sido acreditada en Andalucía para las adopciones en Etiopía. PIAO, en Sevilla. Si seguía interesada, tenía que enviar un fax solicitándolo a la Junta lo antes posible pues sólo aceptaría una primera remesa de 20 expedientes... ¡Dios!, ¿cómo no iba a estar interesada? Entonces aún no había montado mi despacho, todavía no disponía de fax, así que, esa misma tarde, en cuanto abrió una papelería donde compro la prensa en muchas ocasiones, fui para enviarlo como la que compra un décimo por Navidad. Y me tocó.

Aproximadamente una semana después, sí, fue un lunes, llamaron de la ECAI para comunicarnos que les había llegado el expediente desde la Junta y acordar una cita para explicarnos el proceso y, en caso de acuerdo, darnos las indicaciones para comenzar a preparar la documentación.

Y así hasta llegar a la asignación de mi pequeñaja el pasado 23 de febrero de 2012.

Si es que "todo ocurre por algo".


6 comentarios:

  1. Leyendo tu entrada he recordado todos nuestros pasos, que tienen mucha similitud con los vuestros. Nosotros fuimos a Madrid en enero de 2008 para la cita con Elena de Mundiadopta, y la verdad es que no tuvimos tantas trabas como vosotros. Estábamos contentísimos y ellos nos lo gestionarían todo, porque aquí en Andalucía no había ecai para Etiopía. Solo me faltaba el documento del ci que estaba por llegar. Pero justo antes de llegar acreditaron AAIM y nos obligaron a tramitar con ellos. Y ya ves el resultado, aún a la espera.... Al igual que tu, yo creo mucho en el destino y si algo sucede es por algo, pero muchas veces no entiendo nada de nada.

    Un beso,
    María J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida María J., mientras las cosas vayan fluyendo, ¿qué más da?, ¿verdad?
      Mucha suerte, que el momento, cada día, está más cerca.
      Un besito.

      Eliminar
  2. todo ocurre por algo...o eso quiero pensar yo también!!!leer tu historia me da fuerzas para luchar por lo que quiero...yo si que recuerdo cuando comence a pensar en ser mami adoptiva, con 21 añitos..desde entonces creo que no hay dia que no piense en ello y más desde que espero ami pequeño churumbel...

    Hay veces que me desanimo y pienso que nunca lo conseguiré...al igual que tú con Etiopia yo siempre he soñado con China o algún país asiatico...de momento no, pero quien sabe si el destino también me tiene preparado alguna maravillosa sorpresa...como a tí con tu pequeño bombón????


    Besotes y gracias por compartir tu historia. Ester

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leerla.
      Me alegro mucho de que estés ilusionada.
      Ten por seguro que, aún, la vida te depara muchas sorpresas muy gratas.
      Un besito.

      Eliminar
  3. Yo de momento estoy leyendo y en junio quiero empezar con los tramites en serio, mi ilusion desde siempre ha sido adoptar un niño/a negrito, pero creo que ahora adoptar como persona monoparental esta cada vez más dificil. Gracias por escribir tu historia :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enhorabuena por tu decisión. Haces bien en leer e informarte antes de todo lo relativo al proceso.
      Es verdad que la adopción monoparental es ahora más complicada pero nada es imposible.
      Si lees otras entradas mías verás que yo también tuve serias dificultades por otros motivos. Y ya ves...
      Te animo a que luches por lo que deseas. Es el único secreto para conseguirlo. Creer en ello.

      Eliminar

Deja tu comentario. Me hace ilusión saber que estuviste aquí. Gracias.