Translate

martes, 27 de diciembre de 2011

NAVIDAD. Y mi hijit@ etíope en mi corazón.


Necesito más tiempo y concentración para continuar lo que comencé en la última entrada.
Estos días no me permiten dedicar apenas tiempo al blog.
Las compras, las cenas y comidas, la familia, el pequeño sin cole... no me dejan apenas ratos libres.
Pero mi pequeño o mi pequeña etíope, aun sin haber visto su carita, sin saber si es o será niño o niña ni su edad ni... ¡nada!, vive estos días en mi corazón y no se aparta de mi mente.
Ojalá el nuevo año nos traiga buenas nuevas a todos-as los-as que esperamos con ansias la llamada del millón...
FELICIDADES a todos-as.
Que disfruten de estos días y que mantengan la esperanza. Todo llega.
Un abrazo.

martes, 20 de diciembre de 2011

RECORDANDO A MIS COMPAÑER@S DE VIAJE... Y a alguien que se fue.

Quisiera dedicar unas líneas a varias personas que ni siquiera saben de la existencia de este blog por razones muy distintas pero todas ellas, de alguna manera, importantes en el camino hacia mi pequeñ@ etíope. Pero para ello tengo que remontarme a las sesiones de formación que se celebraron en la calle Acacias de Cádiz.

Hoy voy a ponerles en antecedentes. Escribiré una pequeña introducción y, probablemente mañana mismo, descubrirán el porqué.

Como decía, a estas personas las conocí, como decía, en sesiones de formación (con trabajadores sociales y psicólogos) previas a las entrevistas, cuando casi, casi empezábamos esta andadura y nuestro principal objetivo era conseguir el preciado premio, ¡el certificado de idoneidad! Con eso parecía que lo teníamos todo hecho. ¡Qué ilusos-as!

Creo recordar que asistíamos a aquellas sesiones un total de veinte personas (diez parejas), tres de las cuales vivíamos en la misma localidad (tiene su explicación que utilice el pretérito).

Una de las parejas no me sonaba de nada, si bien el chico me comentó que había vivido en la barriada en la que nací y viví hasta los 35 años.
La barriada no es una de esas macrourbanizaciones de las grandes ciudades, ni muchísimo menos, pero que no lo recordase y él a mí sí tenía su explicación.
Desde muy pequeña compaginé el colegio con diferentes actividades y, posteriormente, el instituto y la facultad con el trabajo. Apenas sí tenía tiempo para estar en casa ni para descansar ni para mí ni para los demás... pero ese es otro cantar y todo irá saliendo.
Por esas razones, era complicado verme en alguna tienda de barrio o coincidir conmigo por los alrededores. Si creo que, después de más de tres décadas, no llegue a saber ni los nombres de los miembros de muchas familias que habían vivido allí durante todo ese tiempo...
Sin embargo, por mi antigua profesión (otro tema que queda pendiente) y a pesar de entrar y salir de casa como un fantasma, era fácil que aquel joven me conociese. Lo raro hubiese sido lo contrario.
Su mujer, aunque vivían en Chiclana desde que se casaron, era de Cádiz. Así que tampoco la conocía.

La otra pareja de Chiclana sí que me sonaba.
Aún hoy no he logrado recordar dónde veía al chico pero pienso que frecuentaba alguno de los pubs o discotecas a los que yo acudía o quizás era amigo de algún familiar o amigo y por eso me suena su cara. ¿Por qué no se lo habré preguntado?
La chica puede que del Instituto... ¿o ella fue a Formación Profesional? Quizás, sé que es Administrativo...
En fin, sea como sea, tal vez porque nuestros itinerarios de trabajo o de placer eran coincidentes, ya fuese por diversión o por obligación, el caso es que los había visto muchas veces antes.

La primera de las parejas que he citado tenía ya su expediente en Colombia pero su camino se truncó cuando ella, inesperadamente, falleció. Hoy no me apetece ahondar en este tema y a ambos dedicaré mi próxima entrada.

La segunda pareja espera ansiosa que se vayan produciendo asignaciones para poder enviar su expediente a Etiopía. Ojalá muy pronto empiecen la cuenta atrás y se reaviven sus esperanzas, aunque estoy segura de que son optimistas y perseverantes y lo lograrán con un poquito de paciencia.

Afortunadamente, vosotros, T y M, nosotros y muchas personas más, hoy por hoy, tenemos la suerte de estar aquí y poder caer y levantarnos, desesperar e ilusionarnos, reír y llorar. Ella, por desgracia, ya no podrá hacerlo.

lunes, 19 de diciembre de 2011

ASIGNACION CERCANA

En la que ECAI con la que estamos tramitando, ADECOP-PIAO Sevilla, que, al menos inicialmente, -no sé si alguien, durante este tiempo, se habrá bajado del carro-, tramitó veinte expediente, nos dijeron que les había correspondido una asignación de las de esta última hornada y que se trataba de un grupo de dos hermanos. Buena noticia, como muchos ya somos diecinueve los que esperamos...
Hace unos días, a través de una red social que -más o menos- frecuento, supe que se trataba de una pareja residente en una localidad de mi provincia y que son dos hermanitos de cinco y dos años de edad. Por aquello de la protección de datos y por respeto a la intimidad de esas personas, no concreto más. Pero creo que es suficiente para alimentar las esperanzas de quienes estamos esperando.
Varios aspectos de esta asignación me hacen ver la luz.
Por un lado, se están produciendo asignaciones. Por otro, la lista en la ECAI con la que vamos se mueve. Además, la fecha de registro de expediente de esta familia -no recuerdo el día exacto- es septiembre de 2010.
Estos datos hacen que considere esta asignación muy cercana en el espacio y en el tiempo.
La fecha de registro de nuestro expediente es el 15 de septiembre de 2010.
Cierto es que ha sido una asignación de hermanos pero ya nos advirtieron recientemente de que dichas solicitudes tendrían prioridad. Es más, se animó desde la ECAI a ampliar los tramos de edades y a solicitar grupos de hermanos pero, a fin de cuentas, la conclusión es que hemos avanzado y con eso me quedo.
Por mi parte no habría ningún problema en seguir los consejos de la ECAI para acelerar un poco el proceso pero las "autoridades competentes" de aquí, aquella que deben emitir el CI (certificado de idoneidad) no me lo permiten.
El hecho de tener un hijo de corta edad te limita en ese sentido.
Mi hijo tiene sólo cuatro años en este momento. Mi futuro-a hijo-a debe ser, cuando menos, un año menor. Por lo tanto, si mi CI es para un niño o una niña de 0-3 años no admite ampliación. Y, por otro lado, aunque lo he consultado y desde un primer momento les insté a ello, tampoco me permiten, por la corta edad de mi hijo, solicitar la adopción de dos hermanos.
Me quedo como estaba. No hay otra opción. Pero no pierdo la esperanza. Es más, se reaviva con noticias como estas.
Desde aquí, a esa familia que esperaba juicio para este mes, mi más sincera enhorabuena y mucha suerte. Este juicio será positivo y pronto estaréis viajando a por vuestros pequeños.

viernes, 16 de diciembre de 2011

VAMOS DE LA MANO


Si por cualquier circunstancia optas por ser padre o madre a través de la adopción, cualquiera de los que aparecen en nuestro mapamundi puede ser el lugar de origen del tu hijo o hija.
La maternidad o la paternidad amorosa y responsable no están directamente relacionadas con el ADN. Son otros los factores que entran en juego. La mayoría de ellos, menos visibles.
Las facciones del padre o la madre adoptante y del hijo o la hija adoptado/a no coincidirán en la mayoría de los casos, salvo raras coincidencias, pero el vínculo que se crea y que se sustenta en el cariño, la entrega, el sacrificio, la ternura, es mucho más que eso. Se trata de algo mágico, único e irrepetible.
Es, ni más ni menos, la experiencia de ser padres o madres, independientemente de la vía a través de la cual se llegue a ello.
Yo soy madre biológica y también seré madre adoptiva.
Si eres padre o madre biológico o adoptivo o ambas cosas, si estás en el camino de serlo o si, simplemente, lo deseas, tenemos importantes vivencias que compartir y, cómo no, anhelos, miedos, deseos, dudas, alegrías, sentimientos.
No estamos solos en este camino, ¿verdad? Démonos la mano.

jueves, 15 de diciembre de 2011

COSAS DE NIÑOS

Hay tanto que contar que no doy abasto pero... poco a poco.

Hoy voy a comentar algo que me ha llamado mucho la atención porque, sinceramente, no esperaba algo así. Y me ha hecho gracia aunque, seguramente, el mío no es el primer pequeño al que se le ocurren cosas como las que anda repitiendo últimamente mi hijo, sobre todo en una situación similar.

Como habréis podido ver en mi perfil, tengo un hijo biológico de cuatro años. Él no ha tenido cerca a mujeres embarazadas. Puede que las haya visto en la calle, en el colegio (las mamás varios de sus compañeros han tenido bebés recientemente) pero no debe haberse fijado en los cambios de sus cuerpos. A esas edades, supongo que ciertos detalles les pasan totalmente desapercibidos. O puede que él no les ha prestado atención. O que no haya querido verlo. No lo sé.

Por otro lado, la menor de mis sobrinas nació sólo siete meses después que él, por lo que es imposible que recuerde a su mamá embarazada...

Sin embargo, desde siempre ha oído hablar de adopción, de viajar, de ir a buscar a su hermanito o hermanita, puesto que empezamos con las sesiones informativas cuando sólo tenía seis meses.

Sabe perfectamente que él o ella vendrá de Etiopía. Desde que comenzó a hablar, a muy corta edad, lo repetía sin dificultad alguna.

Y ahora viene lo bueno... Ayer, cuando lo llevaba al cole, me dejó asombrada cuando me preguntó: "Mamá, ¿dónde nací yo?". Intenté adaptar mi explicación a sus años, a su conocimiento, lo mejor posible. Le dije que primero estuvo en mi barriguita porque era demasiado pequeño, más chiquito que un bebé aún, para estar fuera y que, más tarde, cuando creció un poco y se hizo un bebé, fui al hospital y allí ayudaron a que saliera.

Mis argumentos no le convencieron ni le agradaron en absoluto.
El niño tiene mucho carácter y hasta se enfadó. Dijo que él no había estado nunca en la barriguita de mamá y que tampoco había nacido en un hospital.

Finalmente, dejó el tema. Y no le di mayor importancia porque pensé que enseguida se olvidaría.

Hoy, estando en casa y ante mi sorpresa, volvió a plantearme la pregunta. Le respondí lo mismo porque pensé que, si bien no le había gustado mucho el día anterior, sería mejor decirle la verdad, mantener mis razonamientos y así evitar engaños o evasiones que le desorientasen.

Y vuelta a lo mismo. Tiene una memoria prodigiosa y es tenaz hasta la saciedad. Mantuvo su idea. Según él, jamás ha estado en mi barriguita y no ha nacido en el hospital. Es más, esta vez concluyó con una nueva pregunta, quiere saber dónde nació, adónde fui por él.

Yo he hecho esfuerzos titánicos por explicarle cómo y dónde nació él, cómo y dónde nació o nacerá su hermanito o hermanita y, de manera sencilla, hacerle saber -que no entender, porque creo que con cuatro años no es posible- que saldrá de la barriguita de otra mujer y que iremos por él o ella.

No hay modo, así no son las cosas para él.
Es paradójico pero... mi hijo biológico no quiere serlo, desea que lo haya traido de otro lugar.

Ya tendrá tiempo de saber. Dejémosle estar. Son "cosas de niños".

martes, 13 de diciembre de 2011

TRECE (13) NUEVAS ASIGNACIONES

Hace pocos días supe que desde el pasado día 10 de octubre hasta el momento, es decir, en los últimos dos meses, se han producido 13 nuevas asignaciones en Etiopía. A nosotros aún no nos ha llegado el momeno pero, sin duda, en este instante hay muchas personas felices de haber recibido tan grata noticia, deseando saber la fecha de los juicios y que el resultado de estos sea positivo, esperando con ansias el momento de viajes a Addis Abeba para estrechar entre sus brazos a su niño o niña y no separarse más de él o ella.
Me alegro muchísimo por ellas. Y, vamos a ser sinceros, también me alegro porque cada asignación que se produce hace que el montón donde se encuentra mi expediente baje un poquito más y este se encuentre más cerca de llegar a las manos de quien deba decidir que mi familia aumente.
El camino ha sido largo hasta ahora y no sé cuánto más deba esperar, pero... ahí está, hecho.
Si miro atrás, aunque la senda es incierta y las dunas no me dejan ver el oasis, sé que con cada paso está más cerca. Mucho más.

sábado, 10 de diciembre de 2011

NACE UN NUEVO BLOG

Hoy nace un nuevo blog en la red.
He seguido hasta ahora muchos otros de cocina, de moda, de Derecho, de Literatura, de viajes... y, por supuesto, de familias adoptantes. Hoy, leyendo el blog de Vicen y Julia, papás de Nacho, un bebecito etíope que acaba de llegar a su hogar, me he decidido a crear el propio alentada por la experiencia de muchas otras personas y recibiendo el último empujoncito del citado blog: "Nuestro bombón de chocolate". Tal vez porque he mirado sus "fechas" y son muy cercanas a las nuestras, con la diferencia de que aún nosotros no tenemos asignación, aunque confío en que no tarde demasiado en llegar.
También ha jugado un papel importante en esta decisión un blog titulado: "Camino a Etiopía - Bea", por tratarse, al igual que nosotros, de una familia que ya tenía un hijo biológico y que decidió aumentar la familia vía adopción. Una familia de la que ahora forma parte también una preciosa nena llamada Aynalem. Me he identificado enormemente con Bea, la mamá, porque en este tiempo he tenido que oír miles de veces las misma preguntas que ella, por qué voy a adoptar si ya tengo un hijo "mío", por qué voy a "coger" un niñ@ adoptad@ si puedo "tenerlos míos"... ¿Acaso mi futur@ hij@ va a ser suy@...? Pues no, será mi hij@ y seré yo quien ría, llore, se divierta, sufra, mime, se enfade con él o ella.
Nosotros también vamos a adoptar en Etiopía.
Mi hij@ no va a ser de color ni un negrit@ gracios@. Va a ser negr@. Y debe quererse y ser querid@ como es, por lo que es. No me valen otras consideraciones.
¡Hay tanto que hablar sobre estos y otros temas! Lo iré haciendo poco a poco. Contaré esta experiencia tan dura y, al mismo tiempo, tan gratificante, que he decidido vivir porque sí, porque mi peque seguramente habrá nacido ya y, sin saberlo, hay corazones que lo adoran y que laten por él/ella.